Saludo Pascual del P. Guillermo Mario Cassone

¿BUONA PASQUA O MALA PASQUA?

Este título un tanto provocativo me surgió estos días mientras pensaba en este saludo pascual cuando un conjunto lírico cantó en la Parroquia la ópera más conocida de Pietro Mascagni “CAVALLERIA RUSTICANA” que termina cuando la mujer engañada por su marido a modo de maldición, desea para él y su amante una ” MALA PASQUA”. Les recuerdo que se desarrolla en un pueblo, en la mañana de Pascua, cuando todos se saludan con la” BUONA PASQUA”.

Por cierto que mi deseo es que todos tengan una BUONA PASQUA, pero sé que en esta Semana Santa lamentablemente habrá tantos que vivirán la experiencia de la Pasión con más fuerza que el gozo pascual…

Hace un mes nuestros hermanos chilenos sufrieron un terrible y devastador terremoto, hace más de dos meses uno aún peor los haitianos con tantísimas víctimas fatales y un país literalmente en el suelo. Sólo dos ejemplos cercanos y recientes de pruebas y dolor, causados por fenómenos de la naturaleza.

Pero hay tantos otros dolores causados por el pecado humano …

Sólo enumero algunos sin detenerme en ninguno particularmente, ni pretender ser exhaustivo: las guerras de África y Medio Oriente; las guerrillas en Colombia; la guerra de los narcos mejicanos; las persecuciones a los disidentes cubanos; la corrupción política y económica en varios paises de nuestra América, de Europa y de Asia; las terribles persecuciones a los cristianos en India, China, Nigeria y Sudán; así como las sofisticadas campañas contra la vida especialmente en la etapa de gestación y en la fase terminal; las consecuencias crueles de la crisis financiera global que la terminan pagando los más pobres e indefensos; el deterioro de la ecología; etc.

Me detengo en un dolor grande que afecta a toda la Iglesia y en especial a los sacerdotes: la pedofilia de algunos sacerdotes en varios países, que recientemente se focalizó en Irlanda, pero no se reduce a este país.

Como cristianos nos duele por lo que implica de pecado grave y por sus consecuencias para las víctimas y sus familias,así como para la Iglesia en esos países.

En esta Cuaresma estoy haciendo penitencia especialmente por este motivo y creo que como Iglesia debemos hacerlo también. Es ante todo una ofensa grave al Señor y más cuando los causantes son personas especialmente consagradas a El, esto requiere nuestra humilde expiación y nuestra penitencia.

Les recomiendo que lean el texto completo de la Carta del Papa a los irlandeses (la encuentran en vatican.va o en zenit.org) donde manifiesta con sinceridad y franqueza su posición, pide perdón a nombre de la Iglesia con humildad y muestra una estrategia a futuro muy clara y terminante. LÉANLA.

Pero, por favor, no se dejen llevar por una cierta campaña mediática muy bien orquestada por determinados lobbys que aprovechan estos hechos reales para una generalizada e injusta crítica a toda la Iglesia y para denigrar el valor del sacerdocio o pretender ligar el problema al celibato. Creo que la humildad no significa dejar de defender la verdad frente a las calumnias. Ojalá esto se vea en un contexto de la permisividad sexual patrocinada por muchos de los que hoy se rasgan las vestiduras por este escándalo. Y que otros también pidan perdón por promover estas conductas o querer justificarlas, o lo que es peor, hacer negocio con el abuso de menores.

Y sin negar estos dolores y pecados quiero subrayar la confianza en el poder salvífico de la CRUZ DE JESÚS que incluye el asumir y ofrecer nuestra propias cruces unidas a la suya, para que sean redimidas por su Sangre.

En esta manifestación suprema del AMOR MISERICORDIOSO de la Santísima Trinidad está la clave de nuestra fe y de nuestra esperanza, que nos permite participar en la Pascua de Jesús ya ahora y como anticipo de la Pascua eterna.

Por eso hemos caminado por el desierto cuaresmal purificando el corazón y la vida toda para merecer la experiencia salvadora y sanadora de la Resurrección de Jesús, que no es tan sólo un hecho histórico sino que tiene vigencia y fuerza en el aquí y ahora de la humanidad tambien en 2010.

Me permito expresar tres deseos para que el saludo de BUONA PASQUA tenga este año un contenido y colorido original:

+ Que nos convirtamos en anunciadores valientes de la Buena Nueva del AMOR VICTORIOSO Y MISERICORDIOSO DE JESÚS RESUCITADO viviendo en santidad la vida cotidiana, donde el amor sea nuestra norma de vida en cada opción, chica o grande.

+ Que nos dejemos educar y conducir por MARÍA para caminar por el mundo como ella repartiendo a todos amor, paz y alegría, mostrando que es posible un mundo mejor.

+ Que sepamos que al mal se lo vence por la sobreabundancia del BIEN y nunca nos demos por vencidos aunque a veces nos abrume la fuerza del mal cerca nuestro.

Los tendré presente a cada uno en mis oraciones de esta Semana Santa, en especial a los que sufren en el cuerpo o en el alma, pidiendo a JESÚS RESUCITADO los colme de bendiciones y todos vivan una BUONA PASQUA.

Con mi afecto y bendiciones los saludo a cada uno desde Roma con un fraterno abrazo

P.Guillermo Mario Cassone

Roma,28 de marzo de 2010.

¡ BUONA PASQUA A TUTTI !

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: