Conquista del farol de la Piedra de José Engling

MAR DEL PLATA, Francisco Grondona. José Engling representa para muchos el modelo ideal de schoenstattiano, logrando vivir la Alianza de Amor de forma extraordinaria. A pesar de fallecer a los 20 años es un ejemplo a seguir de santidad en la vida diaria, aquel que hace extraordinariamente bien lo ordinario.

Un poco de historia

La Juventud Masculina de Schoenstatt de Mar del Plata conquistó en el año 2005, junto a toda la familia marplatense, la piedra de José Engling. Se dedicaron 10000 oraciones por su beatificación, número que a fin de año ya había sido ampliamente superado. Además de esto, los jóvenes quisieron aportar un capital de gracias extra, algo propio para vincularse de una forma más cercana a José Engling, y de esta forma, siguiendo su ejemplo, ofrecieron actos heroicos. A cada integrante de la Juventud Masculina se le entregó un ladrillo que debía ser conquistado mediante un acto heroico. Este acto dependía de cada uno, y cada uno de ellos, desde el más pequeño hasta el más grande, decidía cual sería su acto de heroísmo. Una vez logrado, este ladrillo sería parte de los cimientos de la piedra de José Engling.

El diseño y la colocación de la piedra estuvieron a cargo de la misma Juventud, decidiéndose la utilización de un tipo de laja hecha con una piedra típica de la zona, para representar que esto era una conquista de la familia de Mar del Plata. La piedra tiene además, en su centro, una teja proveniente del Santuario Original que fue conseguida por el entonces asesor de la juventud, el Padre Martín Gómez. Este pequeño gran detalle le dio a la conquista un sabor especial,: ¡qué alegría saber que en Mar del Plata habría un fragmento del lugar donde todo comenzó!

José Engling, una corriente de vida

En su momento se decidió que la Piedra se coloque sin el farol que generalmente tiene. Fue una forma de decir que la conquista no terminó en ese momento, sino que es un proceso que lleva mucho tiempo. En los años 2008 y 2009 la Juventud Masculina sintió un anhelo muy grande de ver su piedra terminada, y para ello lanzó la conquista por el Farol de José Engling.

Colocar la luz en la piedra significaba que cada uno de ellos tenía que reflejar en su vida cotidiana todos los valores y actitudes que José Engling supo cultivar. Esto conllevaría a vivir permanentemente en Alianza con la Virgen, a llevarla a todas partes y a nunca ocultar la alegría de ser schoenstattiano. Repasando en la vida de José Engling se cayó indefectiblemente en las Flores de Mayo, todo el capital de gracias que había aportado como regalo a María en el mes dedicado a ella. Por lo tanto durante 2 años, la Juventud Masculina de Mar del Plata ofreció para la conquista espiritual realizar todos los puntos de las Flores de Mayo. De esta forma José Engling se convirtió en una corriente de vida.

La conquista espiritual concluyo a fines del 2009; sin embargo todavía queda mucho por hacer. Por el lado práctico, la colocación todavía está pendiente pero por otro lado, hay que tener en cuenta que todo este trabajo no puede quedar en esto: se debe seguir fortaleciendo la espiritualidad para lograr forjar hombres santos.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: