Acompañando la Cruzada de María

MIRAMAR, Diego Asili. La Cruzada en marcha, sí… hace ya 11 días… ¿Qué sabemos de nuestros jóvenes? ¿Qué saben ellos de nosotros? ¿De qué manera los acompañamos? Los artículos que publicó la página recibieron muchísimos comentarios, desde muchas partes del mundo, que acá compartimos.

Un camino duro

Un camino duro, pero seguramente que se sienten acompañados. Hoy están ingresando a Chile los 120 valientes que se animaron… se sabe poco de ellos… no hay muchas noticias más allá de alguno que otro mensaje que envían, como el e-mail que le mandó José María Iturrería a Juan Barbosa hace unos días: “Estamos cansados pero contentísimos. Tras 4 días de marcha vamos bien: músculos cansados pero… ¡sin ampollas!”, cuenta José María, a quien se “lo lee” exultante. Es que va caminando junto a la Mater, el amor de su vida, y a los jóvenes, su pasión dominante, sin dudas.

“La Cruzada es exigente: 4 AM levantada, caminamos de 5,00 a 13:30 hs. al rayo del sol. Paramos, almuerzo y descanso. Misa y charlas. A las 10 PM acostada. Ese es el ritmo. Somos 120 los cruzados. Pablo y Jorge, mis hermanos de curso, el P. Pastor, el P. Facundo, el P. Enrique Grez, el P. Tommy Nin Mitchel y el P. Joselo Zabala. También peregrina con nosotros un seminarista de la India y otro checo, además de un seminarista diocesano alemán”.

Nuestro acompañamiento

Este mail desencadenó una cadena de rosarios que organizó la Familia de Córdoba… y que sumaba hasta hace unos días más de 200 rosarios, junto a oraciones y misas que se llevan a cabo por muchísimas ciudades de la Argentina y otros países. Esta es la manera de acompañar a estos 120 jóvenes… para que no se sientan solos, estando seguros de que con que semejante entrega, María les va a hacer llegar a cada uno de ellos estas oraciones.

A la oficina de prensa Internacional de Schoenstatt, a través de los comentarios en los árticulos, llegan muchísimos mensajes y aún siguen llegando, algunos de lugares lejanos, como el del Padre Cassone y el del Padre Cárcar acompañando desde Roma, y Fray Luis Orlando Rolón, quien dice lo siguiente: “Quien por este medio se pone en contacto con ustedes es Fray Luis Orlando Rolón, religioso Franciscano de Cruz Blanca, argentino de nacimiento pero desde hace 8 años destinado en España, donde atiendo en cuerpo y alma a los Cristos dolientes en las personas psicodeficientes gravemente afectadas. Me he enterado de esta noticia, leyendo aciprensa.com. Desde tierras tan lejanas sólo decirles que ante Jesús en el Sagrario os encomiendo a todos los que esten realizando esta peregrinación, que el Padre Dios derrame en cada uno de ustedes abundantes bendiciones y que nuestra buena Madre, la Virgen María, nos haga verdaderos apóstoles de un Dios que nos ama con locura. Atte Fray Luis”.

Otros escriben desde lugares más cercanos, como Agustina desde Mendoza, o Juliana Revol desde Córdoba.

Están también los que tienen algún familiar realizando la Cruzada: las familias de Migue o Mariano, la de Martín Massa, y ni qué hablar del apoyo de la familia Yegros, que tiene en la cruzada a cuatro integrantes, a los cuales su tía Alicia les hace llegar su mensaje: “Sobrinos, Ito, Dani, Guille y Santi… les admiro profundamente y deseo de todo corazón éxitos para este maravilloso emprendimiento. Que María les guíe, acompañe y les dé fuerzas. ¡Grande sobris!!!! ¡Los amo!!!!”.

Los experimentados tienen la palabra

También se recibe mucho apoyo de ex Cruzadores… de las cruzadas del 2001 o del 2007: Agustín, Nico, José. Brindan sus oraciones y nos cuentan un poco su experiencia, todos con un mismo mensaje: el de la marca imborrable que dejó la Cruzada en sus memorias y en sus corazones. Por ejemplo Nico comparte: “A todos los lectores les puedo asegurar que hacer la Cruzada de María ha sido uno de los hitos más importantes en mi vida, pero para poder llegar hasta el final se necesita mucha fuerza física pero sobre todo espiritual… por eso lo más importante es apoyar a estos 120 jóvenes locos por la Mater con oración, ya que es el alimento del alma que los acompañará en estos 15 días… ¡Cruzada de María! ¡En marcha!!!”.

Inés desde Goya (Argentina), Mariela y Maria José desde Guayaquil (Ecuador), Matilde desde La Plata (Argentina), Maritza, Marina, Blanca, Franz, la Hna. M. Andrea, la Hna. Eugenia María, Monina, Jorgelina, la familia del Santuario Nuevo Belén, Chile, fueron algunos más de los tantos comentarios que apoyaron las noticias, contando la emoción que les transmitía el saber de la valentía, el esfuerzo y las ganas que ponían estos chicos para anunciar su amor en lo más alto… Algunos quizás no sabían muy bien lo que significaba hacer esto, otro se estaban preparando espiritualmente hace mucho… lo importante es que estos jóvenes sientan que toda la familia de Schoenstatt del mundo los está acompañando…

Citamos el mensaje de Maritza: “Una locura maravillosa… los tendremos muy presentes en nuestras oraciones… que permanezcan infinitamente fortalecidos por el amor dulce de la MTA, la oración de nuestro Padre José Kentenich, Mario y toda la familia de Schoenstatt. ¡Mucho ánimo y fuerza, que tengan una maravillosa Cruzada! Juventud divino tesoro… ¡TESORO PORQUE SON HIJOS DE LA MEJOR DE LAS MADRES!”. O el de la Hna. Andrea: “¡Gracias, muchachos, por esta “cruzada de altura” en tiempos tan chatos… Gracias por llevar nuestras banderas al Cristo que queremos sea nuestra meta. Los acompaño con mi oración. ¡Recen por nuestra patria, por la de cada uno, que tanto lo necesita!!! Que haya muchos “locos por María”, como ustedes.”… por citar algunos.

Los resultados los veremos en unos días

Habrá que seguir rezando por ellos que hoy emprenden la bajada en tierras chilenas. Desde aquí hasta Santiago restan algunos días… no hay que privarlos de sentirse acompañados.

Llagas, algunos cuantos kilos menos, algunas torceduras, ampollas, golpes de calor, tendinitis, mucho cansancio, sed, hambre… algunas de las cosas que van a pasar estos chicos, pequeñas cruces que van a aprender a amar, porque algo más grande es lo que los motiva, un amor más grande, el amor a María… Para contrarrestar estos males se pueden imaginar el dormir mirando las estrellas, recibir la ayuda de nuevos amigos, conocer nuevas personas, encontrarse consigo mismo, encontrar una razón por la cual realizar grandes desafíos…

Para mayor informacíón sobre la Cruzada de María, haz click aquí

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: