Cruzada de María desde el ojo de Mar del Plata

MAR DEL PLATA, Gonzalo Lascar. Muchas cosas deben incluirse a la hora de realizar una cruzada a pie de 400 kilómetros en 16 días. Zapatillas de trekking, mochilas, bolsas de dormir, carpas, ropas, entre otros objetos, son lo primero que viene a la mente al momento de plantearse realizar tamaña aventura. No obstante, debe privilegiarse, fundamentalmente, el hecho de realizar esta travesía por el amor a la Virgen. El querer llevarla a cada lugar del mundo posible para que todos puedan disfrutar de sus maravillas.

¿Vamos a la cruzada?

Particularmente en Mar del Plata (Argentina), la idea de afrontar este desafío fue lo que cautivó a sus jóvenes. Sumado a la posibilidad de conocer gente de otros países, cercanos y no tanto, de compartir situaciones y de, principalmente, grabar anécdotas imborrables de por vida, la Cruzada de María 2010 fue tomando cada vez más forma.

Los representantes de la ciudad balnearia fueron apareciendo lentamente. En principio, el cupo para Mar del Plata era de dos personas. Sin embargo, y debido a diversos motivos, logró extenderse hasta cinco. Ahora sí, el panorama era claro: Mariano Asili, Alberto “Tito” Areco, Mariano Finochietto, Tomás Aquino y Gonzalo Lascar iban a reunirse el 14 de enero en la localidad de Mendoza para encaminarse en lo que podría llegar a ser una de las mayores aventuras en sus vidas.

Voy… ¿y ahora?

Posteriormente, y luego de la aceptación de la cruzada, comenzaron a avecinarse los miedos. Inseguridades en cuanto a la condición física, la alimentación, las noches a la intemperie, las ampollas, las lesiones y demás, sólo podían contrarrestarse con la voz de la experiencia. De esta manera, jóvenes que ya han realizado este viaje se predispusieron para narrar sus vivencias y, de alguna forma, brindar valentía y entusiasmo.

Al mismo tiempo, comenzaban irregularmente a entrenar el aspecto aeróbico. La opción elegida fue correr a lo largo de la costa y realizar caminatas de 20 kilómetros. Por un lado, es importante para acostumbrar las piernas y el cuerpo en general para la exigencia que demanda hacer 400 kilómetros. Por el otro, es necesario para ablandar el calzado y amoldarlo al pie. Así, se reduce la posibilidad de sufrir las molestas y dolorosas ampollas.

Finalmente, se prosiguió a conseguir el equipamiento necesario. Comenzando con la mochila, pasando por una bandera argentina y concluyendo con los pasajes de Mar del Plata a Mendoza. Resta definir los objetos que serán llevados, la cantidad y sus proporciones, aunque, seguramente, alguno quede olvidado arriba de un mueble en la casa y la improvisación se transformará en un elemento indispensable para tener éxito en la cruzada.

Falta cada vez menos

Emoción y nostalgia son los sentimientos que más abundan en los chicos. La enorme expectativa es el poder hacer todo el trayecto. El sentirse realizados por haber dejado todo en pos de ofrecer un gran sacrificio a María, pero también recibir esa colosal satisfacción como recompensa. Además, se ansía el estar en contacto con personas de otros países y lugares que, de no ser por este evento, difícilmente se podrían conocer. El convivir y compartir absolutamente todo, desde los gustos musicales hasta la forma de hablar o expresarse.

A medida que el calendario se vaya acercando al 14, la ansiedad y melancolía ganarán el ser de los aventureros. La Cruzada de María 2010 está cada vez más cerca. Los preparativos se van ajustando. Los jóvenes, preparando. Y Mar del Plata comienza a gestar el sentimiento de hermandad para abordar este desafío.

>> Para contactarte con la Juventud Masculina de Mar del Plata podes hacerlo enviando un e-mail a contacto@jmmardelplata.com.ar o visitando su pagina web: www.jmmardelplata.com.ar

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: