¡Feliz cumpleaños, Padre Ángel!

mkf. Un grupo de familias con niños, Padres de Schoenstatt, el equipo completo del Secretariado Padre Kentenich, Monseñor Peter Wolf, la encargada de la Oficina de Prensa, la Hermana María Teresa del Consejo General de las Hermanas de María, la Hermana María Julia… Tan amplio como el horizonte del Padre Ángel Strada fue el grupo de invitados provenientes de muchas naciones que el 15 de noviembre se dieron cita en el Monte Sión para celebrar por anticipado el 70° cumpleaños de “su” Padre Ángel.

La capilla estaba repleta de gente cuando a las 11.00 hs. comenzó la Santa Misa, con el Padre Heinrich Walter – Superior General de los Padres de Schoenstatt -, el Padre Ángel Strada y Mons. Peter Wolf – Rector General del Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt – presidiendo desde el altar. El Padre Ángel comenzó con un agradecimiento sincero por los regalos de la MTA en estos 70 años de su vida: por su familia, su niñez y juventud tan felices en su Córdoba natal, su vocación a Schoenstatt, el sacerdocio y la comunidad de los Padres que ayudó a fundar en su país, y por ver cumpliéndose con creces ese sueño suyo nacido en aquella ermita en Villa Warcalde de fundar Schoenstatt en Argentina, donde hoy está presente en casi todas las diócesis. Testigos privilegiadas y fruto de este sueño que comenzó hace unos 50 años fueron las Hermanas de María de Argentina presentes en esta Misa.

Palabra viva del Padre

En su homilía, partiendo de las lecturas del día, el Padre Heinrich Walter mostró cómo la palabra del Padre le llegó a Ángel Strada, llamándolo ya en su juventud a la Acción Católica y a un compromiso fuerte con lo político y lo social en su país, que lo llevó a optar por la carrera de abogacía, para luego descubrir una otra vocación: la vocación a Schoenstatt, al sacerdocio, a los Padres de Schoenstatt, comunidad a la cual sirvió como rector del seminario en Münster y después durante muchos años desde el Consejo General. Haciendo referencia tácitamente a su ideal de curso, el P Walter señaló cómo en la relación con el Padre Kentenich , en su trabajo para Schoenstatt en Argentina y en su tarea como postulador de la causa de canonización del Padre se transformó en palabra viva del Padre.

Un festejo bien merecido

Durante el almuerzo en el comedor de los Padres, varios de los invitados pronunciaron saludos: el Padre Penners como representante de su generación de los Padres de Schoenstatt, Monseñor Peter Wolf y especialmente representantes de las familias germano-latinas con las que el Padre Ángel desde hace años se encuentra para sus reuniones de grupo. Pero lo más hermoso sin embargo fueron los aportes musicales de los niños de estas familias, que invitaron a todos a cantarle al Padre Ángel el “cumpleaños feliz” y, junto a sus papás, un himno que por razones obvias podría poner en riesgo la futura canonización del Padre Ángel Strada por el grado altísimo de veneración…

¡Feliz cumpleaños, Padre Ángel!

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: