“Con María Reina, construyamos una patria para todos”

NUEVO SCHOENSTATT, Silvia Losada/AICA. El Movimiento Apostólico de Schoenstatt realizó los días 24 y 25 de octubre, en Florencia Varela, la jornada nacional de delegados, que sirvió para evaluar lo actuado el presente año, y proyectar el camino a seguir en 2010.

Al finalizar la Jornada, todos los participantes firmaron el Pacto del Bicentenario sobre el altar del Santuario Nacional en Nuevo Schoenstatt, y luego el Padre Javier Arteaga, director nacional del Movimiento, bendijo y entregó a cada comunidad una bandera argentina, símbolo patrio que estará presente en las celebraciones que se realicen y será colocada en cada Santuario del país.

La familia de Schoenstatt decidió regalarle a la Iglesia un compromiso activo con la Patria, como verdaderos ciudadanos, y difundir el Pacto del Bicentenario como ciudadanos que aman a su Patria y se comprometen con ella.

Dispuso hacerlo mediante una corriente de coronación a María como “Madre y Reina de una patria para todos”, celebración que se realizará simultáneamente en todo el país el 8 de mayo de 2010. Recordaron en este sentido que el fundador del Movimiento, Padre José Kentenich, en los momentos críticos de su vida y de su patria, coronaba a María para que Ella se manifestara.

La nación argentina a los pies de la Virgen

De la misma manera, los schoenstattianos manifestaron su disposición de poner la nación argentina a los pies de la Virgen en el Bicentenario de la Patria, año que coincide con el centenario de la ordenación sacerdotal del Padre Kentenich, el 8 de julio de 2010, y camino a los 100 años del Movimiento de Schoenstatt, el 18 de octubre de 2014.

Tras subrayar que el próximo período tendrá como ejes la solidaridad, la veracidad y la unidad, decidieron como lema del año: “Con María Reina, construyamos una patria para todos”.

“¡Qué mejor regalo para nuestra Patria que sacudirse el polvo y comenzar a construir, en unidad, sembrando esperanza y comprometiéndose activamente, como hijos de Dios y hermanos de todos los argentinos!”, comentaron.

El Pacto del Bicentenario

¿Qué es el Pacto del Bicentenario? En realidad, ese acuerdo no es necesario, porque son normas que se cumplen. En una sociedad con pérdida de valores tan grande como la Argentina, resulta necesario concientizarse porque muchas cosas parecen normales y correctas de tanto repetirlas diariamente. “Como schoenstattianos, como Familia del Padre, tenemos el deber de cumplirlo fielmente y hacerlo conocer y educar a nuestra familia y nuestros ambientes. De esta manera iremos poniendo nuestro granito de arena en la construcción de una patria nueva, con otros valores y con ciudadanos comprometidos, no sólo habitantes de esta hermosa Argentina”, explican.

Se trata de un decálogo de valores cívicos que son fundamentales para hilar el tejido social de cada nación – desde el “no” a coimas hasta el compromiso con la limpieza de los lugares públicos, calles, plazas, iglesias parroquiales. ¿Se puede cambiar un país dejando de tirar papeles al suelo? Si, se puede. Hay estudios sociológicos que muestran que la tasa de criminalidad en New York bajó notablemente cuando, en un esfuerzo conjunto, se limpiaron las plazas, calles y estaciones de metro…

Y cuando todo un Movimiento que está presente en todas las diócesis del país, cada uno según el pacto, asume el compromiso de “realizar una acción social y solidaria, aportando con dinero y/o con tiempo, participar en las campañas por los más damnificados en caso de gravedad masiva y rezar diariamente un Padrenuestro, Avemaría y Gloria por los gobernantes”, es posible cambiar todo un país.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: