Carta del Padre Juan Pablo Catoggio, Superior Regional de los Padres de Schoenstatt, en el Año Sacerdotal

FAMILIA VIVA, ¡ESPERANZA ARGENTINA!

F. Varela, Octubre 2009

Querida Familia de Schoenstatt en Argentina,

Desde hace un tiempo atrás quiero compartir con ustedes estas inquietudes. En la escuela de la fe práctica en la Divina Providencia, reconocemos la voz de Dios a través de los signos de los tiempos. Un signo insoslayable de este momento se refiere a los sacerdotes.

Muchos acontecimientos llaman una y otra vez la atención sobre los sacerdotes: a menudo se trata de escándalos que avergüenzan al clero y nos duelen profundamente a todos, escándalos que medios malintencionados exageran aún más. No faltan, gracias a Dios, ejemplos luminosos de sacerdotes valientes que se juegan por su misión de pastores.

El Papa Benedicto ha convocado a un año sacerdotal (de junio del 2009 a junio del 2010), para comprometer a la Iglesia entera a implorar por la santificación de los sacerdotes.

Coincidentemente, como Familia de Schoenstatt, y en particular sus diversas comunidades sacerdotales, celebramos los 100 años de la ordenación sacerdotal de nuestro Fundador, el P. José Kentenich, el 8 de julio de 2010.

¿Qué nos diría el mismo Padre Fundador en estas circunstancias? Cuando se cumplían apenas 15 años de fundación – en 1929 – pronunció aquella audaz afirmación: “a la sombra del Santuario…”. Poco después dijo a las Hermanas estas palabras que parecen haber sido dichas ahora. Por eso le doy a él mismo la palabra:

“¿Qué debemos esperar para los próximos 15 años? Vean, lo que dije por primera vez hace 3 meses con ocasión de la consagración de estudiantes secundarios, podría llegar a ser quizás un poco más realidad en el curso de los próximos 15 años. Entonces dije: “A la sombra de nuestro pequeño Santuario se van a codecidir esencialmente en los próximos siglos los destinos de la Iglesia no sólo en Alemania sino también mucho más allá de sus fronteras… ”

Es algo muy especial, cuántos sacerdotes y comunidades sacerdotales en los últimos meses dirigen su mirada hacia Schoenstatt, y se esfuerzan por conducir desde aquí la corriente de gracias a sus diócesis. Tal como veo la situación actual, la Santísima Virgen quiere atraer hacia aquí a círculos de sacerdotes cada vez más grandes… Si desde aquí deben decidirse los destinos de la Iglesia, entonces la Santísima Virgen debe atraer mucho más hacia aquí ante todo a nuestros sacerdotes – a nuestros sacerdotes diocesanos, a nuestros religiosos y también a los sacerdotes de la pars motrix. Ella debe enviar acá a todos estos círculos, para que aquí sean captados por la corriente de gracia y partir luego hacia afuera, para librar las batallas de Dios…

Por ello encuentro que es un regalo de Dios -y seguramente Uds. opinan también lo mismo-el hecho de que no sólo algún curso, sino que también muchos miembros de nuestra Familia se sientan espontáneamente impulsados a sacrificarse por el sacerdocio, en particular por los sacerdotes que Dios y la Santísima Virgen nos envían aquí …

Todas las corrientes religiosas, que por lo menos no descansan también en los hombros del clero diocesano, están condenadas con el tiempo a la infecundidad. Por eso los sacerdotes juegan en nuestro Movimiento un rol tan importante. A esto hay que agregar que les toca vivir actualmente en medio de un mundo afectado de paganismo. Por eso están siempre en peligro de ser afectados por el espíritu pagano del tiempo. De allí nuestro deseo de reunirlos y de atraerlos hacia nuestro Santuario para ponerlos bajo el influjo de la Santísima Virgen.” (PK 1929)

No es necesario agregar nada. Simplemente una información, algunas sugerencias y un pedido.

Información: Todos los años realizamos una jornada para toda la rama sacerdotal de Schoenstatt. El próximo año queremos hacerla diferente, como una jornada abierta a todos los sacerdotes interesados, sobre la identidad y misión del sacerdote hoy, a la luz del ejemplo y la enseñanza del P. Kentenich. Será del 13 al 15 de septiembre 2010, en Nuevo Schoenstatt, y terminará con la celebración Eucarística en la Catedral de Buenos Aires con el Cardenal Jorge Bergoglio. Más adelante sacaremos información más detallada.

Algunas sugerencias: Sería una excelente oportunidad para que motiven e inviten a muchos sacerdotes a este encuentro, quizá ayudándolos incluso si hiciera falta, para facilitarles la participación. Del mismo modo, si en alguna región o diócesis ven la posibilidad de invitar a los sacerdotes al Santuario o bien organizar algún encuentro especial para ellos. Saldrá pronto una recopilación de textos del Padre sobre el sacerdocio, sería un lindo regalo en el año sacerdotal.

El pedido: oración por las vocaciones y por los sacerdotes. ¡La necesitamos mucho!

Queridos hermanos, con mi afecto y bendición desde el Santuario, su

P. Juan Pablo Catoggio

Padres de Schoenstatt

Superior Regional

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: