Reina de la Alianza de Amor

28-14-reina-de-la-alianza-de-amor

BUENOS AIRES, Silvia Asis/Cristina White. El miércoles 21 de octubre se llevó a cabo la coronación de la Mater como “Reina de la Alianza de Amor” luego de la misa animada por el coro de jóvenes, como ocurre todos los miércoles en Confidentia (vicaría Centro).

El Padre Pol bendijo la corona con su piedra nueva y también las pequeñas coronas de las imágenes peregrinas. También rezaron la oración de coronación.

Fue una grata sorpresa la misa concelebrada por el P. Pablo Pol, el P. Javier Arteaga – Director del Movimiento de Schoenstatt en Argentina -, el P. José María García – Vice-Superior del Instituto de los Padres de Schoenstatt – y del Padre Facundo Bernabei, recientemente ordenado, junto a tres seminaristas, dos de ellos procedentes de la India.

“Fue muy grande la emoción que sentimos los misioneros y peregrinos imitando a don Joao en la coronación a la MTA”, comenta una de las misioneras jóvenes.

Una coronación internacional

El Padre Pablo le puso la corona a la Auxiliar ya que como dice en la oración le pidieron a la Mater que la recibiera de manos de don Joao y del Padre Esteban. Por eso les pareció que era el celebrante el más indicado para hacerlo por ser puente entre Dios y los hombres. También les dieron a los seminaristas y al Padre José María una coronita – de las que entregaban a los misioneros para coronar a la vez a sus Peregrinas- como símbolo de que la coronación en espíritu va mucho más allá de la vicaria Centro; que es una coronación de corazón y -como dice la oración- internacional. Esto no es una culminación sino un comienzo y saben que ahora tienen que trabajar seriamente por una cultura de la Alianza de Amor.

Un momento muy lindo fue al final cuando invitaron a todos los misioneros a firmar la hoja con la oración que ya habían firmado varias de las presentes en San Isidro, que también firmaron los seminaristas de la India y los Padres – y por supuesto el P José María.

De manos de don Joao y del Padre Esteban

Esta oración de coronación, firmada por todos los presentes, resume el sentido profundo de la misma:

Querida Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt:

Con gran alegría y anhelo, hemos preparado y esperado este momento tan especial.

Concientes de nuestra pequeñez, y también del gran desafío histórico que nos toca vivir de cara al bicentenario de nuestra Patria y al centenario del 18 de octubre de 1914, estamos hoy aquí para coronarte.

En el espíritu de don Joao, queremos permanecer fieles y unidos al origen: al Padre y a los primeros congregantes, para poder como ellos comprender, encarnar, y ser portadores audaces de una “cultura de la Alianza de Amor” a través de la Campaña y así llevar a miles de personas a Cristo y a la plenitud del Evangelio en nuestra patria y el mundo.

Queremos así, como instrumentos en tus manos, colaborar en la transformación de nuestros pueblos en un gran Jardín de María para la alegría del Padre.

Madre, te pedimos que, como símbolo de esta coronación, aceptes esta piedra en tu corona, que la aceptes de manos de don Joao y del Padre Esteban, que hoy coronan con nosotros.

Manifiéstate como “REINA DE LA ALIANZA DE AMOR EN NUESTRA PATRIA Y EN EL MUNDO ENTERO”.

¡Fidelidad a la Reina para servir al Rey! Amén.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: