Reina de la Familia, Corazón del Santuario

26-22-salta-coronacion

SALTA, Matías Lanusse. El pasado domingo 18 de octubre se festejó el XV aniversario del Santuario de Salta, primero del Noroeste Argentino (NOA), y coronaron a la Mater como “Reina de la Familia, Corazón del Santuario”. A pesar de ser día domingo y día de la Madre en Argentina, la ceremonia se realizó con la presencia de más de 550 peregrinos que fueron a agradecerle a la Mater estos 15 años de amor y fidelidad, y a pedirle que acepte la corona que quisieron regalarle en reconocimiento y agradecimiento por todas sus gracias recibidas.

Con la presencia de los asesores, la Hna. Marie Madeleine, el P. Pablo Mullín – que presidió la ceremonia – y el P. Tommy Dell’Oca, la compañía del Director Nacional del Movimiento en Argentina, el P. Javier Arteaga, del P. Juan Pablo Catoggio, Superior Regional de los Padres de Schoenstatt, la honrosa visita del Pastor arquidiocesano, Mons. Mario Antonio Cargniello, y el regalo de Dios de una tarde inmejorable, los festejos se realizaron como sólo Ella se lo merece.

La Mater enciende fogatas en los corazones de sus hijos

El comentario general de los peregrinos que asistieron fue que en el momento que se coronó a la Mater, cuando el P. Pablo Mullín la levantó en sus brazos para mostrarla coronada mientras la campana del Santuario no paraba de repiquetear, el coro cantaba el Ave María y un grupo de niños arrojaba miles de pétalos de rosas blancas, todos sintieron como que la mismísima Mater encendía fogatas en sus corazones y les envolvía a todos con su manto recordándoles que son sus hijos predilectos y sus instrumentos.

Sentimiento manifestado por muchos ojos que no de casualidad se vieron al borde de estallar en lágrimas, mientras que algunos otros no pudieron o no quisieron frenar esta manifestación de alegría y reconocimiento.

Fiestas como esta, donde realmente se vivió el espíritu de una familia muy especial, son las que le dicen a Ella, nuestra Madre: NADA SIN NOSOTROS, y el hecho de que todos, siete días después sigan hablando con mucho fervor, como si hubiese sucedido recién, llenos de un corazón cobijado y transformado, son las que nos dicen a nosotros: NADA SIN TI.

Una tarde de sol, aunque fresca; sin nubes, pero con la sombra de los árboles del lugar; sin lograr muchos detalles que habían planeado, pero con una ceremoniacasi perfecta: coro, flores, ofrendas, y una reunión familiar posterior muy amena quedarán enel recuerdo de todos los presentes como una etapa cumplida, trampolín para los próximos 15 años.

Presencia de los pioneros del Schoenstatt salteño

Cabe destacar también la alegría de haber tenido entre ellos a varios de aquellos jóvenes, varones y mujeres, pioneros de Schoenstatt en Salta. Hombres y mujeres hoy que con sus anécdotas nos contaban cómo dejaron que la Mater los contara como instrumentos fundadores para establecerse en suelo salteño.

Qué más contar, hay tanto… Sólo quisieran transmitirle a toda la familia de Schoenstatt la enorme alegría que uno siente cuando logra un festejo en reconocimiento y agradecimiento por lo que María Reina, desde su humildad y magnanimidad, hace en el diario vivir por cada uno de nosotros, por nuestra Familia.

Y ser de alguna manera un puñado de hijos agradecidos que quieren gritar que no tienen miedo de vivir, de trabajar, de contagiar esta gracia de ser instrumentos de semejante Reina.

Gracias, Padre José Kentenich, por contagiarnos este espíritu de hijos, este espíritu de coronación, esta Familia de Schoenstatt.

 

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: