Los madrugadores de Buenos Aires

87-44-arg-madrugadores-bsas

BUENOS AIRES, mkf. El primer fin de semana de octubre, en Rancagua, Chile, se llevó a cabo otro encuentro internacional de los madrugadores, contando con la presencia de unos 50 varones de fuera de Chile, donde la corriente de las madrugadas de varones en los Santuarios de Schoenstatt nació hace 20 años. Mientras en Chile hay grupos de madrugadores en todo el país, con un fuerte crecimiento año a año, también varones en otros países se contagiaron y hoy hay madrugadores en Costa Rica, Bolivia, Puerto Rico, Perú y Argentina.

Los Madrugadores surgieron en Rancagua junto con la bendición del Santuario de Schoenstatt de esa ciudad el 28 de mayo de 1989. La Familia de Schoenstatt que celebraba en Bellavista los 40 años de la Misión del 31 de Mayo participó masivamente en esta fiesta, en la que habían representantes de todo el mundo. Diez años después, en 1999, en el contexto de las gracias jubilares de los 50 años de la Misión del 31 de Mayo, esta corriente de vida se expande con fuerza y mucha fecundidad por todo Chile e incluso a países vecinos. La perseverancia y fidelidad de los primeros a una actividad muy sencilla -madrugar para rezar en el Santuario sábado por medio a las 07.00 de la mañana- tuvo una fecundidad insospechada e inesperada, sólo explicable y entendible a la luz de una conducción e irrupción de la gracia de Dios.

Las comunidades que realizan su madrugada en algunos de los Santuarios o ermitas de Schoenstatt lo hacen conscientes de las gracias especiales que la Sma. Virgen regala en esos lugares: la gracia del arraigo en Dios, la gracia de la transformación en Cristo, y la gracia del envío y fecundidad apostólica. Esta vinculación heroica al lugar de gracias -una de las motivaciones principales de los fundadores- es también expresión original de la fidelidad a la Alianza de Amor sellada por el P. José Kentenich con la Sma. Virgen y que dio origen al Movimiento de Schoenstatt. El espíritu que anima a los Madrugadores y a cada una de sus comunidades está marcado por una profunda libertad y respeto a las individualidades. La relación entre las distintas comunidades se da en la unidad del espíritu, los vínculos personales y la coordinación organizativa.

Centinelas que anuncian la llegada del nuevo día

En Buenos Aires, Argentina, desde hace unos años se ha iniciado y se ha formado un interesante grupo de varones que madrugan, no en el Santuario de Schoenstatt, sino primero en el Santuario Hogar de uno de los integrantes y luego en la Parroquia Nuestra Señora de la Rábida.

“Aún no siendo un grupo schoenstattiano, vamos forjando una mentalidad orgánica y logrando que estos fieles varones vayan formándose en la espiritualidad del Padre”, dice Roberto H.

Tienen un logo propio en el que se ve, tal como explican, “un Santuario (Iglesia) como el Corazón de la Ciudad, y el de los Madrugadores como, en el Corazón de la Iglesia, ser ‘el amor en servicio’ – parafraseando a Santa Teresa del Niño Jesús.

La Cruz de la Unidad nos muestra como ‘Testigos y Misioneros de Cristo’ con María. La Cruz en color negro como signo de la silente ofrenda cotidiana de todas nuestras acciones como un ‘holocausto de amor al Padre’.

La ciudad iluminada por la luz del alba nos indica ese espacio de la madrugada donde los varones se ponen en marcha para orar, en medio de la lucha entre la ‘luz y las tinieblas’, para ser centinelas que anuncian que llega el nuevo día: el Reino de Cristo, y con nosotros -testigos del amor de Jesús- constructores de la ‘Iglesia de las Nuevas Playas’: “la salvación no se realiza al margen de la historia. No estamos llamados a salvarnos ‘de’ la historia, sino ‘en’ ella”.

La santidad, vocación universal a la que estamos irremediable y amorosamente llamados

Los madrugadores de Buenos Aires no se consideran formalmente parte del Movimiento de Schoenstatt, sino parte de los muchos que en su peregrinar por el mundo viven de la inspiración que les ofrece Schoenstatt y de las gracias que la MTA quiere derramar desde sus Santuarios por todo el pueblo de Dios. La figura del Padre Kentenich, como la de otros muchos Santos, Beatos y Siervos de Dios, los invita a madurar en su santidad – vocación universal a la que estamos irremediable y amorosamente llamados. Muchas veces se habla del Padre Kentenich en el Blog, en las crónicas y en las actualizaciones… y muchas veces se puede ver el “rostro” de la MTA.

Para conocerlos, nos permiten participar en su última madrugada…

Cada “Madrugada” es una sorpresa

Una típica mañana primaveral de Buenos Aires se experimenta el sábado 26 de septiembre. Una semana previa, con días de calor y días frescos, traen como consecuencia algunos resfríos, algunas alergias… alguna gripe “trasnochada”. Algunos ausentes con aviso, por exámenes en universidades, problemas de salud, horarios de trabajo ampliados, viajes…

Cada “Madrugada” es una sorpresa. Es la Mater quien convoca, es la misma Madre quien sabe que cada uno debe cumplir con sus deberes de estado… y cada uno de nosotros “dejarnos sorprender”.

Los saludos, la afinación de guitarras, el pedido del Padre José, la preparación del Padre Martín y del más pequeño madrugador como monaguillo… la llevada de las vituallas a la sala del desayuno, la llegada de las fotocopias del oficio, el armado del banner…

Cada momento, un instante de Cielo

La fraternidad se respira: la preocupación por la ausencia de cada ausente, las intenciones de la Madrugada van develando una familiaridad que los está convirtiendo en una “Familia de Hermanos Madrugadores”.

Las guitarras de Lucas y de Miguel los invitan a comenzar a cantar y recibir al Padre Martín que presidirá la Misa junto al Oficio de Laudes. La Madrugada comenzó con los saludos iniciales de la Liturgia y con un fuerte: “Fortalecido me levanto Padre”, iniciado desde el altar por el Padre Martín, quien antes de comenzar la Salmodia los introdujo en la memoria de los Santos Mártires que ese día celebraban y les fue anticipando, brevemente, los lineamientos de lo que luego sería su catequística homilía.

Después de la Misa, el Padre Martín se arrodilló frente al altar, invitando a todos a hacerlo también en el lugar donde cada uno estaba, para rezar juntos las “Letanías de la Humildad”, oración con la que culmina su Liturgia. Oración que nos interpela a ser siempre “imitadores de Cristo”.

A pedido del Padre José, “Párroco de Nuestra Señora de la Rábida”, los Madrugadores tienen a su cargo la Misa del sábado 3 de octubre a las 19 horas, en la Novena de la Advocación Mariana Titular de la Parroquia y la “Noche Heroica” del sábado 3 al domingo 4, para orar por la fecundidad apostólica del Encuentro Internacional de Madrugadores y en unión con todos los peregrinos que esa noche caminarán hacia la Basílica Nacional de Nuestra Señora de Luján – Corazón de la Iglesia Argentina. En preparación a esos eventos, el mismo Padre José pidió a los Madrugadores que durante el desayuno armaran el “librito” de la Novena que será entregada a los fieles y doblar los programas de dicha Novena. Ha sido un desayuno muy particular… mientras unos doblaban, otros armaban, otros servían café, conversaban recreándose y divirtiéndose…

Blog: http://madrugadoresbuenosaires.blogspot.com/

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: