Multitudinaria peregrinación al Santuario de la “Madre y Reina del Pueblo” en Paso Mayor por los 59 años de la Campaña

97-17arg-paso-mayor-peregrinos

BAHÍA BLANCA, Alicia Granieri. La Campaña de la Virgen Peregrina celebró sus 59 años con una multitudinaria peregrinación al Santuario de la “Madre y Reina del Pueblo” en Paso Mayor, Bahía Blanca, Argentina. El 13 de septiembre fue un día de fiesta en el Santuario. Se podía ver cómo llegaban colectivos, combis, automóviles, y el lugar se iba llenando de risas, encuentros, saludos fraternales, abrazos cariñosos, para luego recorrer el caminito al encuentro de la Madre.

Poco importaba el vientito que soplaba, todos estaban ocupados en vivir un día muy especial, ya sea porque querían agradecerle a la Madrecita, porque llevaban sus ruegos en capitales de gracia, o porque recibirían una imagen peregrina o sellarían su Alianza de Amor con María. También estaban los que llegaban por primera vez, ávidos de conocer el Santuario y recibir sus gracias.

Fueron unos mil peregrinos los que buscaban el alimento espiritual para poder volver a sus hogares renovados, entre los cuales hubo numerosos testimonios.

Una peregrina para un papá de cuatrillizos

Irma estaba triste porque era el primer aniversario de la Campaña que lo pasaba sin su esposo, pero agregó: “estoy triste pero tranquila porque siento que mi “viejito” está aquí presente junto a mí”.

El Padre Daniel celebró la primera misa e hizo entrega de imágenes peregrinas, comentando que era la primera vez que entregaba una peregrina a un papá de cuatrillizos.

El testimonio lo dio Elvio Pereyra, joven de Catriló, La Pampa, que recibió la imagen peregrina. Contó que su mamá recibe la imagen, aquí en Bahía Blanca. Cuando él y su esposa estaban tratando de tener un hijo y no podían, la Mater llegó a ellos por medio de su madre para darles esperanza y fortaleza. Fue así que se decidieron a hacer un tratamiento, pero preocupados porque nacieran los cuatro óvulos implantados, le rezaban a la Madre Tres Veces Admirable para que el embarazo llegara a buen término. Así fue que la Mater les regaló cuatro hermosos hijos -dos nenas y dos nenes- y después llegó otra nena de manera natural. Elvio comenta con emoción cómo le agradecen a la Mater tanta bendición. Un comentario simpático fue que cuando los cuatrillizos no se duermen ellos se ponen en medio de las cunitas y rezan el rosario. Esto los calma, y ¡ya aprendieron a decir Amén! Además es el primero en llevar la Imagen a Catriló, donde la esperan con mucho amor.

Gracias que regala la Madre a todos sus hijos que la visitan con devoción

Como siempre los que generosamente colaboran en el Santuario se encargaban de atender a los peregrinos: en el Santuario se habló de la historia del lugar, Edda recordó al Padre Maibach y su invitación al Padre Kentenich, cómo el Fundador trajo el cuadro desde su Alemania natal y bendijo al Santuario de la “Madre y Reina del Pueblo”, al igual que de las gracias que regala la Madre a todos sus hijos que la visitan con devoción.

Otro testimonio lo dio un matrimonio de docentes que peregrinaron por primera vez y al escuchar la historia del lugar, cómo la Capilla era a su vez escuela durante la semana, se acercaron a averiguar más sobre la historia. “Me interesa saber cómo hacían, saber si las clases eran en alemán”, comentaron y se ofrecieron a colaborar para investigar la historia de los colonos.

Un alto en el camino para cobijarse en manos del Padre Fundador

El secretariado del Padre Kentenich festejó los 10 años del Memorial, y así comentaba Karina lo vivido ese día:

“Todos los amigos del Padre tenemos un común denominador, que es el amor que sentimos por él. Estamos plenos de admiración hacia su vida, su personalidad, su pedagogía.

Hace 10 años se construyó humildemente un Memorial en su nombre, camino al Santuario, para recordar sus pasitos en Paso Mayor. El domingo 13, para celebrar esta década, queríamos que fuera un día especial, una fiesta. Y así fue: colocamos una pancarta de feliz cumpleaños, los globos, repartimos muchos regalitos y mensajes del Padre. Pero fue mucho más lo que la gente nos regaló a nosotros. Los oídos no paraban de recibir testimonios, historias, elogios dirigidos al Padre. No faltó nadie, todos los peregrinos hicieron un alto en el camino para cobijarse en manos del Padre Fundador. Fue una gran oportunidad para el encuentro, contar historias, anécdotas y hacer conocer aún más la vida de este gran hombre desde que era pequeñito. Así se aprende a amar y ese es nuestro mayor propósito, nuestra misión.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Llegamos allí con las manos llenas y regresamos con el corazón pleno, desbordante y galopando aún con más fuerza, con la confirmación de que este es el camino y todavía falta mucho por recorrer”.

Un momento intenso fue cuando Fabiana habló sobre la Alianza de Amor. Ella logró crear, a pesar del viento, un clima de silencio, recogimiento y mirada al interior de cada uno, todo de una manera sencilla y motivadora que hizo lagrimear a varios que se sintieron tocados en su corazón.

Eso hizo que jóvenes matrimonios que peregrinaban por primera vez comentaran que nunca habían sentido algo que llegara tan fuerte a sus corazones. A pesar de que habían ido sólo por conocer el lugar, sintieron que el lugar y la Virgen los atrapaban y llenaban de alegría, amor y esperanza.

Es hermoso escuchar los distintos testimonios, cómo la Mater nos llama por nuestro nombre y entreteje su vida con la nuestra desde este lugar santo.

Vinculados por María construyamos la comunidad

En la Ermita que recuerda a don Joao Pozzobón se centró el festejo de la Campaña. Se rezó una novena, donde nueve comunidades leyeron, meditaron y rezaron, junto a todos los que acompañaban ese momento. Cada parte expresaba el sentido de los símbolos de dicha Ermita como los pensó y dispuso Don Joao, hombre sencillo que comenzó una gran obra para el Reino de Dios. Agradeciendo a este hombre santo se rezó por su pronta canonización, por el hermoso legado que dejó: ser misioneros de la Madre de Jesús, misión que comenzó de manera humilde y hoy después de 59 años se extiende a todo el mundo. También quienes reciben la Peregrina comentaban cómo cada visita de María llegaba en el momento oportuno, cuando más se la necesita.

Los numerosos peregrinos también compartieron mates, tortas, choripanes y muchas cosas ricas que ofrecían en el buffet, atendido por los integrantes de la cooperadora.

Para finalizar el encuentro se celebró la misa en el Salón del Tata, concelebrada por el P. Juan D’Amico, el P. Daniel Jany y el P. Rogelio Del Piero. Los peregrinos colmaron el salón y muchos quedaron afuera pero atentos a la ceremonia. Al culminar se consagraron misioneros, destacándose la presencia de una nueva misionera de Pehuén-Co.

Fue una verdadera fiesta popular y de peregrinos. Vinculados por María construyamos la comunidad.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: