En Villa Ballester San José nos ayudó a cobijar a muchos hermanos

91-22-villa-ballester

VILLA BALLESTER, Carmen y Pedro Klobovs. Desde hace más de 4 años, San José recibió de la familia de Villa Ballester el encargo solemne de ser nuestro protector: sólo él con su constancia silenciosa, su entrega fiel y su laboriosidad santa nos podía ayudar a construir el anhelado salón de usos múltiples de 170 m2, la cocina nueva y las dos salas de reunión que tanto necesitábamos.

Cuando comenzamos, con mucha alegría y otras tantas dudas, teníamos el dinero para los cimientos y las paredes. Después nos ocupó la campaña de socios para el techo y techamos, las pequeñas donaciones con las que compramos las aberturas y las luces…. Todo con el esfuerzo de la familia y de los peregrinos que cada domingo participaban de la misa y veían crecer al salón y cómo el viejo salón de más de 100 años iba cayendo de a poco.

Todo fue peso a peso, y paso a paso, con mucho sacrificio.

Este es el camino por el que circula todo en nuestra comunidad, a imagen de la vida en la familia de Nazaret.

Hasta que en julio recibimos la donación del material para el contrapiso y toda la cerámica para ser colocada… ¡en el piso y en la galería que lo rodea!!!

Pero faltaba el dinero para pagar a los albañiles…. ¡Y fueron ellos los que nos financiaron su trabajo!

Por fin, el 19 de septiembre, en las fiestas del 29 aniversario de nuestro Santuario Nazaret, San José y la Mater gozaron como toda la familia al bendecir el nuevo salón ya casi terminado…

Y fue una fiesta donde TODA la familia cantó con el coro de los chicos de la Casa del Niño, lloró de emoción junto a los bienhechores que nos acompañaron, y elevó una oración de agradecimiento a Dios en la Santa Misa por todo el amor que nos regala: una vez más se hizo realidad el NADA SIN TI, NADA SIN NOSOTROS.

Y como coronación colocamos en nuestro Santuario la nueva Cruz de la Unidad que nos había sido robada el año pasado y que conquistamos durante todo este tiempo…

Y así, con el corazón henchido, comenzamos el camino a los 30 años de la casa de nuestra Mater, en su tierra, la que Ella eligió para vivir, en Villa Ballester.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: