El Santuario Original se llenó con las oraciones y cantos de la Familia de Schoenstatt de Argentina

20090917-391-40-peregrinacion-argentina

mkf. El 18 de septiembre por la mañana un nutrido grupo de argentinos tuvo que despedirse del Santuario Original, partiendo temprano por la mañana rumbo a Roma – vía Stuttgart, Munich y Quarten, Suiza. Estuvieron de visita en Schoenstatt desde el 12 de septiembre, haciéndose presentes en la Misa del 15 de septiembre en la Iglesia de la Adoración, y recorrieron tanto en Schoenstatt como en sus alrededores las huellas del Padre. Para muchos de ellos era la primera vez que estaban en Schoenstatt. “Aún no puedo creer que realmente estoy acá”, dijo Coco Ricciardi, de Mendoza, el último día de peregrinación.

Después de visitar Tierra Santa, cargados de emociones y experiencias de esos días, los peregrinos de Argentina – procedentes de Mendoza, Tucumán, Córdoba, Corrientes y Buenos Aires- el 12 de septiembre pisaron el suelo de otra “tierra santa”, la del origen de Schoenstatt. Ana y Oscar Capezio, de Ituzaingó, Provincia de Corrientes, celebraron 12 años de su primera visita a Schoenstatt y entre todos (salvo el P. Guillermo Carmona) seguramente son los que más veces han peregrinado a Schoenstatt. “Igual siempre es algo profundamente emocionante”, dice Ana. “Uno anhela llegar y no quiere irse…”. Poco después de la llegada y hasta que tuvieron que despedirse, el Santuario Original se llenó de peregrinas con rosarios y cintas con los colores nacionales de Argentina, su banderita, y más que nada oraciones y cantos de la Familia de Schoenstatt de Argentina.

La Misa en la madrugada del 15 de septiembre, junto a toda la Familia del Padre, tiene algo mágico

El 15 de septiembre todo el grupo participó de la Misa de la familia de Schoenstatt a la hora del fallecimiento del Padre Kentenich. “Lo más lindo fue cuando el Padre Heinrich Walter, como celebrante principal, nos saludó al comienzo de la Misa como grupo y en castellano”, comentó Inés Erice de Podestá, de Mendoza, jefa territorial de la Federación de Madres en Argentina. “Son estos momentos preciosos en que uno no se siente visitante sino invitado a la casa de la Familia de Schoenstatt, bienvenido allí”. Agrega: “Ya es la segunda vez que estoy en Schoenstatt un 15 de septiembre, y es la misma sensación: esta Misa en la madrugada del 15 de septiembre, junto a toda la Familia del Padre, tiene algo mágico, es algo que no se debe perder…”. Después de la Misa y el desayuno en la Casa de Formación de las Hermanas de María, vivieron todo un “día del Padre” en el Monte Schoenstatt con la visita al departamento del Padre Fundador en la Casa de Formación, peregrinando tras sus huellas en el Monte Schoenstatt y una visita a la Casa Padre Kentenich por la tarde.

“Un lugar concreto que ahora puedo tocar”

El 16 de septiembre estuvieron en el Santuario Original para su Misa con renovación de la Alianza de Amor. Por un malentendido, el Padre Michael Marmann apareció justo en el mismo momento junto a un grupo de la Obra Familiar de Munich para celebrar también la Santa Misa. Terminaron con una Misa en dos idiomas concelebrada por dos Padres de Schoenstatt, de los cuales uno celebraba su cumpleaños (el P. Marmann) y el otro el aniversario de su ordenación sacerdotal (el P. Carmona). Este último pudo hablarles en castellano y alemán a ambos grupos, consolándolos a todos con la “profecía” de que en el cielo vamos a hablar todos el mismo idioma (¡que obviamente será el castellano!). Los argentinos animaron la Misa con canciones llenas de vida, entonadas con todo el corazón, toda una muestra de cariño a la Mater. “Es increíble esta acá”, dijo uno de los peregrinos de Tucumán, que por primera vez estaba en Schoenstatt, “en el lugar que uno conoce de tantas fotos y que ahora se torna un lugar concreto que puedo tocar…”.

“Peregrinaciones” a la Oficina de Prensa

Para conectarse a Internet y con toda la vida de la Familia de Schoenstatt (¡y buscar una copia del Video 2014!), cada mediodía y noche hubo “peregrinaciones” a la Oficina de Prensa, justo frente a la Casa Marienau, donde se alojaban. Una vez estuvieron 12 personas al mismo tiempo (ocupando hasta la última silla), en un intercambio vital sobre el rol de la Campaña del Rosario en la difusión de Schoenstatt en toda Argentina, y como origen y garantía de la fuerte corriente misionera que la Conferencia 2014 descubrió en toda la familia a nivel internacional. Entre mendocinos, tucumanos y cordobeses (¡y un voluntario brasilero que no pudo dejar de comentar que Don Joao era originario de su país!) se encendieron mutuamente en su entusiasmo- ¡lo cual no es para nada asombroso considerando que estaban Coco e Iris Ricciardi, de la “primera generación” de la Campaña en Argentina!

Culminaron su tiempo en Schoenstatt con una hora privada en la tumba del Padre, la noche del 17 de septiembre, ¡una hora que varios comentaron que fue el broche de oro de toda la peregrinación!

Sí, Padre, vamos contigo…

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: