En las manos del Padre

20090917-188-32-tucuman-aniversario-pk

TUCUMÁN, Silvia Losada. Tarde de sol a pleno en el Santuario de Tucumán, el 15 de setiembre. En el memorial del Padre José Kentenich todo está preparado para el Rosario Iluminado, recordando los 41 años de su fallecimiento. Norma, a cargo del Secretariado Padre Kentenich, se acerca presurosa con un cuadro. “¡Faltan las manos!”.

Coloca junto a la Auxiliar una foto de las manos del Padre Fundador. La foto fue tomada hace unos años en el Santuario Nacional, Florencio Varela, centrándose en las manos de la estatua del Padre. “Cada vez que alguien sella alianza filial con el Padre, le hago colocar sus manos en las de él. Es la entrega confiada de hijo a su padre”, continúa.

El rosario va desgranándose con el corazón de cada peregrino entregado a la Madre con su Hijo Jesús, y a ese otro hijo que desde temprana edad se puso bajo su protección y amó incondicionalmente. En peregrinación, se trasladaron al Santuario, donde el P. Pablo Mullín celebró la Santa Misa. En la homilía reflexionó sobre la obra del Padre Fundador y la misión heredada por la familia de Schoenstatt.

Quiero que seas mi papá

“A veces las personas no entienden mi amor por el Padre José. Desde que conocí su vida y leí el libro “Un profeta de María” del P. Esteban Uriburu, me identifiqué con su obra y su pensamiento. Le dije: ¡Quiero que seas mi papá! Y no me solté más de su mano. En cada momento de sufrimiento, desasosiego, pongo mis manos en las de él. Nunca me abandonó”.Norma Benedek cuenta con emoción su experiencia y su entrega al Secretariado Padre Kentenich.

41 años después de su pascua, con su presencia viva en cada uno, los schoenstattianos se esfuerzan por vivir día a día la alianza con la Mater y continuar la conquista del hombre nuevo, como hijos confiados en un padre que entregó todo por amor a su familia y a la Iglesia.

Desde Tucumán, querido Padre José, tus hijos te dicen: ¡Nuestra mano en tu mano!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: