Schoenstatt en la ciudad de Miramar

9b0791arg-insercion-en-la-iglesia01

MIRAMAR, Diego Asili. “Todo para Schoenstatt, Schoenstatt para la Iglesia y la Iglesia para la Santísima Trinidad”, vinculo a veces complicado de lograr. Pero no para esta comunidad sobre la cual les contare. Miramar, ciudad de 30.000 habitantes, ubicada a unos 60 Km. de su santuario más cercano, el de Mar del Plata, logro realizar en plenitud ese deseo del padre fundador.

Hace aproximadamente 26 años, un grupo de matrimonios comenzó a reunirse bajo una misma inquietud, la de formarse como marido y  mujer en valores que puedan luego brindar a sus familias. Un sacerdote, párroco en aquel momento en la ciudad, les propuso contactarlos con un matrimonio de Mar del Plata, que según el recordaba, pertenecían al movimiento de Schoenstatt. De allí surgió el primer grupo de obra familiar en la ciudad. Contemporáneamente y debido a la misión que llevaba a cabo algunas misioneras de la campaña del rosario en Mar del Plata, algunas mujeres de Miramar se comprometieron a seguir con la campaña en la ciudad.

Todo para Schoenstatt

A los pocos años, tres de los matrimonios de ese primer grupo comenzaba la federación de matrimonios. La rama de madres fue creciendo. Y junto al proyecto jubileo (convocatoria a participar del itinerario pedagógico para la formación de grupos en la obra de familias, llamado de esa manera por surgir durante el jubileo del año 2000 ) creció y mucho la rama de familia, a tal punto que son muchísimos los matrimonios involucrados hoy en día, y año a año se suman más. Hace aproximadamente 8 años, nacía la rama de juventud femenina y desde el año pasado se cuenta también con la rama de juventud masculina.

Schoenstatt para la Iglesia y la Iglesia para la Santísima Trinidad”

Este vínculo esta más que fortalecido en la ciudad. Catequesis familiar, catequesis de comunión, catequesis de confirmación, cuesta no encontrar matrimonios o chicos y chicas de la juventud schoenstattiana involucrados. Trabajan arduamente para la Iglesia, para la ciudad, junto con la gente de la comunidad y del movimiento diocesano para aportar todas las gracias adquiridas desde Schoenstatt. Todo este trabajo, no es el único que realiza el movimiento. Un grupo importante de la rama de madres de la ciudad se hace cargo a partir de este año, de Caritas Miramar. Algo más que importante, un puente de llegada directo de la Iglesia a los sectores más humildes de la sociedad. Mientras sigan creciendo las ramas, estamos seguros, de que aumentará la participación de schoenstattianos involucrados para llevar el mensaje que la Iglesia que tanto amo nuestro padre fundador tiene para ofrecer.

¿Cómo se logro este vínculo? Principalmente con fuerte convicción y sobre todas las cosas adaptación. Sin imponer, sino ofreciendo las armas que da el movimiento. La comunidad eclesial no se tiene que ver invadida, sino apoyada, y encontrando en la gente del movimiento nuevas dimensiones y valores por explorar.

La sociedad actual se esta alejando cada vez más de Dios, pero porque no escucha lo que El tiene para decirle. La libertad interior nos permite elegir, hay razones para aceptar a Dios y otras que ofrece el consumismo y muchas veces los medios de comunicación que nos alejan de El. Mucha gente elige esta ultima porque no conoce, porque se quedo con una fe infantil, que si no se piensa, sino se aggiorna, sino se catequiza, queda ahí y se pierde. La Mater nos impulsa a llevar ese mensaje que tenemos dentro. A sacarlo, a exponerlo, a gritárselo a esa sociedad. Y la Iglesia es el medio por el que tenemos que actuar… nunca nos olvidemos las palabras del Padre: “desde el Santuario se co decidirán los destino de la Iglesia”…. Es algo mas que una opinión…

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: