Rosario Iluminado y consagración de misioneros, en el 24° aniversario del fallecimiento de Joao Pozzobon

9b0618arg-tucuman-don-joao10

TUCUMÁN, Silvia Losada. Por el Santuario vivió y caminando hacia él encontró la muerte: Joao Pozzobon, el iniciador de la Campaña del Rosario. En el Santuario de Tucumán, el memorial de Joao se enmarca con frondosos árboles y fragantes flores, cobijado por la Mater. Ese bello paisaje recibió, el 27 de Junio, a peregrinos y misioneros que querían rendir homenaje a Joao Pozzobon, el “burrito” de la Virgen.

Un enorme rosario con velas cubría el piso del memorial. Padrenuestros y Avemarías se sucedieron, rezados por todos los participantes, con mucha emoción. No faltaron niños ni jóvenes.

El Rosario y la Peregrina, su escudo, acompañaron a Joao en esta conmemoración. También el cariño y agradecimiento de quienes continúan su misión, sumándose a la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina, para ser los brazos y pies de la Mater

Niños ante Dios

Como broche de oro, 17 nuevos misioneros recibieron la imagen peregrina durante la Santa Misa, celebrada por el Padre Martín Aversano.

En la homilía, el Padre Martín destacó que “las personas, a medida que crecen, se hacen menos dependientes de sus padres. Pasa lo contrario con el crecimiento espiritual: a medida que estamos más cerca de Dios, más dependemos de Él.

“Esa infancia espiritual debe ser cultivada, tenemos que sentirnos felices de ser niños ante Dios”, finalizó.

Como culminación de la Santa Misa, y recordando la apertura del Año Sacerdotal, se rezó por los sacerdotes y por las vocaciones sacerdotales.

Caminado siempre al lado de la Mater

A medida que recibían la peregrina, los misioneros mostraban su emoción de distintas maneras.

Lidia había sido invitada por el Padre Martín a que su testimonio a los presentes, pero las lágrimas se lo impidieron. Terminada la Misa, contó que su vida y la de su familia cambiaron completamente con la visita de la Mater, que le llevaba su hermana.

Al ver las transformaciones que Ella iba logrando en su hogar, pidió que le dejara algún tiempo la imagen para misionar en sus vecinos. Y la Mater siguió obrando…!

Cuando visitó el Santuario no tuvo dudas que debía ser misionera. Hoy, con todo su corazón dijo SÍ a María y abraza con emoción la imagen peregrina. Cuenta que dos de sus nietos también quieren ser misioneritos y comenzarán la preparación.

Además de los 51 misioneritos consagrados el comienzo de este mes, la Campaña del Rosario de Tucumán se va acrecentando con 3 nuevos misioneros varones, otra de las tareas encaradas durante el corriente año.

“El dedo de Dios apuntó, y la Madre de Dios dirigió todo, iluminado por el Espíritu Santo, y el burrito anduvo…” decía Joao. Como él, los misioneros quieren andar por los caminos, llevando las gracias del Santuario, caminando siempre junto a la Mater.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: