Pigüé: 1º de mayo aniversario de la Ermita “Fuente de Gracia”

9b0553arg-ermita-pigue01

PIGÜÉ, Dora Coronel. Con alegría y emoción se celebró en Pigüé, en la arquidiócesis de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, el decimosexto aniversario de la Ermita “Fuente de Gracias”, ubicada en las calles Colón y 4 de Diciembre. Los acompañó la imagen peregrina Auxiliar y el retrato de Don João que gentilmente acercaron unos misioneros desde Bahía Blanca.

Se inició la procesión en la Parroquia Ntra. Señora de Luján, encabezada por la imagen peregrina Auxiliar de la Madre y Reina Tres Veces Admirable de Schoenstatt, se hicieron reflexiones, oraciones y cantos, hasta llegar a la Ermita donde esperaban más personas. El P. Daniel, que presidió la celebración, calculó que eran más de cien los peregrinos que participaron de ese emotivo acontecimiento.

Los actos bajo la mirada de la Mater

En la Emita se realizó la consagración de una nueva misionera, Margarita. La Madre tres veces Admirable parece decir: “Sólo necesito tu corazón. Tu corazón para ser transformado y un lugar en tu casa para establecerme y asumir mi tarea como Madre y Educadora”. Luego otra misionera, Lucía, coronó sus imágenes peregrinas “Coronar a María significa regalarle una corona material y espiritual. Ella es Madre y Reina, a Ella le pertenece el poder y la fuerza que le viene de Dios”

Renovación del compromiso misionero

“Es tiempo de ser más y más ‘Familia viva, esperanza argentina’, como lo dice el lema del año del Movimiento en la Argentina, todos somos misioneros portadores de la Buena Nueva”. Este fue el tono de la renovación del compromiso misionero. Se recordaron las palabras de Don João Pozzobon: “Me ofrezco como holocausto por mi rica familia y por la grandiosa misión que me fue confiada: La gran Campaña del Santo Rosario y el apostolado en general”. Culminaron con la quema de las esquelas en las que habían escrito sus aportes al Capital de Gracias.

Querida Mater: Feliz cumpleaños, gracias por cobijarnos, transformarnos y enviarnos desde esta Ermita al mundo. Nos apoyamos en la fuerza de la Alianza de Amor para continuar la misión que Dios nos confió a toda la Familia de Schoenstatt al servicio de la Iglesia, para que sea evangelizadora y luz para el Tercer Milenio.

Con alegría se cantó el feliz cumpleaños. La mayoría de las personas se trasladaron a la capilla Sagrada Familia de Nazaret, donde, en el salón las esperaba una mesa con tortas, café, té y mate. También se enteramos, por una charla ofrecida por Blanca, de la culminación del proceso diocesano de beatificación de Don João. Finalizó el encuentro con algunas palabras del Padre Daniel analizando temas de actualidad.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: