El P. Andrés Rodríguez parte hacia Nigeria

9b0327arg-despedida-p-andres001

CÓRDOBA, Juan Barbosa. La familia de Córdoba despidió en una emotiva celebración eucarística al P. Andrés Rodríguez quien desde su Ordenación Diaconal estuvo en esta Ciudad y desde aquí parte hacia su nueva Misión encomendada por el Buen Padre Dios: Nigeria, AFRICA.

Si bien hace algunos meses que se sabía sobre su nuevo destino, la familia de Córdoba deseaba que el tiempo no transcurriese ya que despedir al P. Andrés, iba a ser un momento muy difícil para todos por lo mucho que de él se han encariñado. Desde su ordenación diaconal ya, sin conocerlo, se habían organizado algunas cadenas de oración y por supuesto se continuaron para la recepción de su Orden Sagrado. Es que sin siquiera saber que luego quedaría en “La Docta”, como se conoce a esta ciudad mediterránea de la Argentina, ya el lazo filial se estaba construyendo.

Córdoba, larga historia de Misión

La provincia de Córdoba tiene una larga historia de Misión y a su vez una de las mayores características de quienes la habitan es: la Inquietud. El P. Horacio Sosa Carbó, quien siempre tuvo un lugar en su tan ajetreada agenda para visitarla (¡Y los cordobeses FELICES de tenerlo en su casa!), siempre decía que Córdoba era “Docto, religioso y revolucionario”.

Para el Movimiento Apostólico de Schoenstatt, Córdoba tampoco es ajena a su historia y tradición. Uno de sus hijos dilectos, el P. Guillermo Mario Cassone, nos cuenta que “desde hace justamente 50 años partió desde Córdoba la fundación del Movimiento en Asunción del Paraguay y en Paraná, provincia de Entre Ríos, Argentina”. “Desde esos años también se atendieron las fundaciones del Movimiento en Rosario, en la Región de Cuyo y del NOA (NorOeste Argentino) y justamente en el día en que la familia despide al P. Andrés, se conmemoran 35 años desde que los Padres fundamos nuestra primer casa en Córdoba (P. Guillermo Mario, P. Ángel y Mons. Claudio). Qué hermosa acción de nuestra Madre. Hace 35 años nos hemos establecido y desde esta Tierra parte un misionero al África “termina el P. Cassone en su relato.

El afecto de los cordobeses por su Asesor

Seguramente todo era intriga en el comienzo de su labor pastoral por las tierras cordobesas pero en sus alforjas traía un consejo de otro Sacerdote muy querido que dejó su sello hace ya 20 años. Nos cuenta el P. Andrés que el P. Gonzalo Castro Cardemil (hoy Rector del Colegio Mayor, Chile), cuando supo que su primer destino era Córdoba, le dijo “vas a una Gran Familia que te demostrará su cercanía a cada instante”.

Durante este corto tiempo ( en el próximo mes de Junio cumplirá sus primeros 4 años de Sacerdocio ) desplegó una intensa actividad entre los jóvenes, el Centro Padre Kentenich, el equipo de Liturgia, el Consejo Económico, la Campaña del Rosario, Los Ministros Extraordinarios de la Comunión y todo apostolado que requiriese su presencia. Cuentan los integrantes de la Familia cordobesa que no han escuchado nunca de su boca una queja ni una manifestación de cansancio. “¡Es inagotable!, nos dicen con orgullo”. “Te aseguro que hasta las plantas lo van a extrañar porque el P. Andrés siempre estuvo en todo…. ¡Hasta en el diseño y cuidado de los jardines!

El deporte y los desafíos: Su pasión

Durante toda su formación, el deporte marcó su vida y siempre tuvo pasión por él. Cuentan que cada vez que puede se ubica frente al televisor para ver cualquier disciplina (aunque si es fútbol, mejor y, si es River Plate, el cuadro de sus amores, ¡Mejor todavía!). Sin lugar a dudas el deporte es una escuela de vida sana y el P. Andrés en cada una de sus homilías resaltó una o varias características, siempre vigentes y sobre todo actuales para mantener un excelente canal de comunicación con los jóvenes. También fue una constante sus alusiones a experiencias de su niñez o su adolescencia junto a su familia, de quien siempre habla y por quien siente un enorme orgullo. Su familia tiene una larga y rica historia en el Movimiento de Schoenstatt, co-fundadores de la comunidad de Villa Ballester, Pcia. de Buenos Aires.

Su inquietud por los desafíos también marca su personalidad y siempre está listo para buscarlos y afrontarlos. Quizás esto sea una verdadera Garantía para su acción pastoral en Nigeria.

La familia lo despide en torno a la mesa eucarística

Se había anunciado que la Misa del día 25 sería la última que el P. Andrés Rodríguez predicaría por lo que la familia fue acomodando sus agendas para no faltar. La Capilla Nuestra Señora de Schoenstatt lucía tal como un día domingo, con todos sus bancos ocupados y gente de pie en los pasillos. Fieles de todas las edades, con mayoría de jóvenes, poblaban las naves y en dos oportunidades aplaudieron, por dos largos minutos cada vez, a su Asesor que partía desde la orgullosa tierra cordobesa.

Concelebraron el P. Marcelo Gallardo y el P. Pastor Achával y asistió la ceremonia el diácono Federico Piedrabuena, quien en poco más de 30 días recibirá el Orden Sagrado justamente en el Santuario de la Solidaridad de Villa Warcalde, en esta Ciudad de Córdoba. ¡La familia dijo presente y todos los padres de Schoenstatt de Córdoba (se sumó a la distancia el P. Carmona), también!

En su Homilía, el P. Andrés resaltó tres aspectos de la Virgen en el Evangelio (la Anunciación del ángel a María): el SÍ de María, algo que fue fundamental para la historia de la humanidad, el DESCONCIERTO que Ella podría sentir en ese momento, el cual duró muy poco merced a su enorme Fe, y por último la AUSENCIA DE TEMOR por el futuro, gracias a la confianza plena en el Buen Padre Dios. Los presentes coincidieron en apreciar como propios los sentimientos del P. Andrés en estas horas previas a su partida….

¡Hasta pronto querido P. Andrés, tu familia te acompañará siempre en la oración!

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: