La Madre de Dios escoltada y mimada por el amor de los hombres y mujeres del ejército argentino

9b0393arg-auxiliar-batallon001

GOYA, Inés Petiti. La auxiliar de la Campaña del Rosario de la diócesis de Corrientes, Argentina, desde el 18 de febrero está caminando por Goya. Los misioneros Raquel y Esteban la llevaron al batallón de Ingenieros Monte 12, de Goya, y Ella desplegó su manto de madre y cobijó a sus hijos del ejército con todo el corazón. ¡Fue recibida con todo honor!

Imposible describir con palabras lo que se ha vivido en ese lugar con la presencia de la Mater. Los hombres y mujeres del Ejército la escoltaron con todo el amor del mundo. Los sonidos de la banda del ejército, acompañando su presencia, hacían que se estrujara el corazón en lágrimas de felicidad. Fue portada por dos soldados hasta un lugar de honor. El capellán del ejército hizo una celebración muy emotiva. Ella miraba a todos maternalmente, y los misioneros, que veían tanto amor, tanto honor a esta Reina, sentían que el corazón estallaba, que Dios les mostraba, una vez más, instrumentos para que se pueda ver el gran amor celestial de Él por sus hijos.

Como aquel 18 de octubre de 1914

Ese escudo de hombres y mujeres del Ejército la protegió hasta al mismo auto que la trasladaba hasta el Hogar de abuelos San José. Ella con el poder que le da ser la Madre de Dios los bendijo celestialmente. Los aplausos al paso del auto coronaban las lágrimas de los misioneros que la llevaban encontrándose con el Dios de la vida en esa Alianza de amor… como aquel 18 de octubre de 1914.

¡Mater peregrina, Mater admirable – estás en camino mostrando a tu Hijo Jesús en el rostro de cada hermano! ¡Madre de Dios, gracias por tanto! Siempre tu presencia abraza el corazón de tus hijos. ¡Quédate, Señora, con nosotros que te necesitamos!

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: