Carlos Cornacchia, de la Federación de Familias en Argentina, falleció en un accidente

9b0257arg-carlos-cornacchia00010

FEDERACIÓN DE FAMILIAS, Mary y Osvaldo Banille. En horas de la tarde de domingo 22 de febrero, Carlos Cornacchia, de la Federación de Familias en Argentina, ha regresado a la Casa del Padre. Carlos Cornacchia y Cecilia fueron Jefes de la Región de la Trinidad y ahora transcurrían su segundo período como miembros del Consejo Territorial. Se estaban preparando para representar a Argentina en el Capítulo General de la Federación.

Carlos, junto a su esposa Cecilia y dos de sus hijas, sufrieron un accidente automovilístico al regresar de sus vacaciones en el sur del país. Carlos falleció casi instantáneamente, las tres mujeres han sufrido golpes pero en general están físicamente bien.

El martes 24 a las 14,30 hs. de Argentina se celebró una misa de cuerpo presente antes del sepelio. Surgió la idea de que todos acompañaran a su familia y a la familia de la Federación con sus velas encendidas y en oración en cada Santuario del Hogar. En Schoenstatt, Alemania, se celebró la Misa en el Santuario de las Familias por él, casi a la misma hora. La vela encendida que la Federación pidió fue encendida también en el Santuario Original, donde el jueves también se rezó por él en la Misa de la mañana.

Han visitado a cada curso, a cada familia…

Carlos y Cecilia han sido siempre un testimonio vivo del amor a la Mater y al Padre Fundador. Ambos, muy sencillos, verdaderamente caminaban por la vida “repartiendo amor, paz y alegría“. Como Consejeros de las Comunidades libres han organizado cada año el Cañamazo (encuentro de Jefes de Curso) y con su vehiculo han realizado largos viajes y han visitado a cada curso, a cada familia aunque viviere lejos, en algún lugar aislado.

Ahora que Carlos Cornacchia ha partido, seguro está en el cielo con Carlos Nesa, de la Federación de Familias de Argentina que murió hace pocos meses, y con todos los schoenstattianos que han partido, con nuestro Padre Fundador, con nuestra querida Mater.

Su esposa, sus cuatro hijos, toda su familia y todos sus hermanos de Federación no encontramos aún palabras ni explicación a esta pérdida, pero una vez más renovamos nuestra fe, nuestra entrega confiada al deseo y querer de Dios e imploramos nos brinde a todos el consuelo y fortaleza para sobrellevar el dolor de esta partida.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: