Misiones familiares 2009 en Entre Ríos

9b0271arg-misiones-familiares-entre-rios001

ENTRE RÍOS, Lucas Rodríguez. “Con María, Familia Joven, enciende Vida”, este lema orientó a toda la comunidad misionera desde el comienzo del trabajo en las Misiones Familiares, fue lo que vivimos y lo que se manifestó este año. Junto a María, encendimos la vida en Villa Clara y en cada uno de nosotros.

Como Familia de la Providencia – ideal de la Familia de Schoenstatt de Paraná, Entre Ríos – nos embarcamos en este proyecto a pesar de que sólo algunos jóvenes tenían experiencia de este tipo de misiones. Pero así como nos lanzamos a la aventura de misionar sin saber mucho, así también se manifestó la Mater a través de nosotros.

Una visita a los “gauchos judíos”

Fuimos 67 misioneros, acompañados por el Padre Pablo Mullin, a un pueblo del interior de la provincia de Entre Ríos llamado Villa Clara, perteneciente al cordón de las varias y antiguas colonias fundadas por inmigrantes judíos en la provincia. No sabíamos cuál iba a ser la acogida del pueblo. Con mucho asombro recibimos una cálida bienvenida, no sólo por parte de la comunidad católica del lugar, sino también por la comunidad judía, que hasta nos recibió en su sinagoga para rezar juntos a nuestro Padre Dios.

Las experiencias son tan incontables como los encuentros tuvimos con las personas del lugar, pero lo que no podemos dejar de mencionar es el espíritu de familia que experimentamos en esos días. Realmente la Mater obró milagros en cada uno de nosotros y en la comunidad. Fuimos a regalar familia y recibimos un espíritu de familia que permanecerá entre nosotros. Los vínculos que se generaron nos hicieron sentir en una comunidad donde podemos decir que el amor era lo que nos distinguía, como a los primeros cristianos.

Ella es la Gran Misionera…

Que la Mater llegue a cada uno de los hogares de Villa Clara a través de nosotros fue uno de los milagros más grandes que hizo con nosotros.

Esta experiencia quedará grabada en nuestros corazones. Las Misiones Familiares Villa Clara 2009 quisieron ser un regalo a la MTA por los 50 años del Movimiento en la ciudad de Paraná y realmente terminaron siendo un regalo para cada uno de nosotros, para la Familia de la Providencia. Quisimos regalar a la Mater y ella se nos regaló el doble y mucho más.

“Ella es la gran Misionera, Ella obrará milagros…”

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: