Campamento de la Juventud Femenina de Argentina en Salta

9b0286arg-campamento-jf-salta01

JUVENTUD FEMENINA, Jorgelina Jordá. Si una amante de la Juventud Femenina tuviera que elegir un mes para nunca olvidar, seguro sería este mes de enero que acaba de finalizar. Fue del 24 al 31 de enero, 8 días en la provincia de Salta, “la Linda”, Argentina, donde chicas de la JF pudieron vivir un tiempo de gracias, reencuentros y alegrías bajo el lema “Generación del Padre, Milagros Vivos de María”. Con una concurrencia de 123 chicas de Argentina , 23 de Paraguay y 3 de Alemania se desarrolló el Campamento Nacional.

El comienzo fue una gran sorpresa para muchas, ya que en la Santa Misa inicial –celebrada en el Santuario de Salta- se anunciaron dos nuevas vocaciones que conformarán el próximo curso de las Hermanas de María: Sofía D´Anna (San Juan) y Catalina Bellomo (San Isidro).

Ser el 3º Milagro de Noche Buena

El campamento regaló el misterio de fe que esconde Salta, es por ello que acompañaron en todas las celebraciones la imagen del Señor del Milagro y de la Virgen del Milagro. Sin duda Ellos son fuentes de vida para el pueblo salteño, donantes de milagros demostrados fielmente (desde 1692) por el cesamiento de terremotos. Y esto fue justamente lo que las chicas experimentaron: ¡Un terremoto de gracias! que las llevó a tomar conciencia de que cada una puede ser un Milagro Vivo, un capital de gracias personificado para el proceso de canonización del Padre Kentenich. Nuestro Padre fue el centro del encuentro y allí tomó fuerza la corriente de regalarle 100 alianzas filiales para los 100 años de su ordenación sacerdotal. Con estas vivencias tomamos conciencia de que el Padre nos invita a conocerlo en profundidad, para amarlo en profundidad e incorporarnos a su misión.

La casa de retiro parecía un jardín de azucenas, cada una con su propia originalidad y la tonada típica de su región, de su país. Las Auroras (secundarias de 15 a 17 años) fueron guiadas por la Hna. M. Constanza y M. Carolina; las Universitarias por la Hna. María Luz y M. Sabrina. Y el Padre Jorge González, Asesor de la JF Nacional, acompañó en la temática, en las confesiones y en la celebración de las Santas Misas.

Vivir dando testimonio

Nada pudo ser rutinario en un campamento donde cada chica tenía un angelito que le escribía cartas y rezaba sin ser descubierta.

Todo era interesante cuando se trataba de los talleres formativos sobre el valor de la santidad en la mujer, sobre la conquista de la libertad y el servicio, el concepto de autoridad, etc.

El “irse a dormir” costaba cuando llegaba la noche que siempre culminaba con un fogón, una obra de teatro, un desfile de “modelos verdaderos”, juegos nocturnos, una Adoración al Santísimo o alguna cantata a la Mater.

Cada almuerzo o rato libre era oportuno para conocer a una hermana de la JF y compartir las vivencias de las respectivas ramas.

Las excursiones no sólo nos ofrecieron encontrarnos con el Dios de la naturaleza sino que, en este caso, tuvimos un testimonio vivo de santidad al visitar la fundación, en medio de los Andes salteños, del Padre Sigfrido Moroder (Padre Chifri). Allí se encuentra el centro eclesial “El Alfarcito” que tiene el objetivo de impulsar el desarrollo de los pobladores de los cerros del departamento de Rosario de Lerma. (http://www.elalfarcito.com.ar/)

Cuando una chica descubre el tesoro de los campamentos nacionales se queda enamorada de este espacio que regala Dios. No importa qué tan lejos estemos durante el año, la Mater nos llama una por una (algunas recorren más de 2000 Km.) para encontrar amistades que aspiran a un mismo ideal. Es un tiempo deseado para hacer un balance del año que pasó, a nivel personal y a nivel rama, pero también para recargar pilas para el año que comienza, enfrentar nuestros proyectos y vivir en el día a día la misión de ser Hijas del Padre, Forjadoras del Reino.

Frutos del Campamento

Para finalizar y comprobar que este campamento forjó las bases de una Nueva Generación que se levanta en Schoenstatt, nos ofrecimos a rezar fuertemente en el mes de febrero para que el proceso de canonización pueda salir de la diócesis de Treveris como nos anunció el Padre Ángel Strada y así el proceso pueda avanzar.

Pero ante todo nos unimos con mucho anhelo el día 3 de febrero con el fin de “apadrinar” espiritualmente la Conferencia internacional 2014. Una demostración hermosa fue lo que hizo la JF de Tucumán que decidió invitar a las chicas que no pudieron asistir al campamento al Santuario y allí difundieron los videos del Padre Kentenich. Luego aprovecharon la oportunidad para rezar y unirse espiritualmente a toda la Generación del Padre que imploraba luz para discernir lo que la Mater y su Hijo anhelan en el 2014.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: