Peregrinación a la Ermita de Vatteone

8b1152arg-vatteone000001

BAHÍA BLANCA, Diana Zunini. La Familia de Schoenstatt de Carhué realizó el domingo 16 de noviembre la tradicional peregrinación a Vatteone, acompañados por hermanos de Pigüé y de Bahía Blanca. Todas son ciudades de la provincia de Buenos Aires.

Los peregrinos se reunieron en la Ermita de Carhué para renovar la consagración a la Mater. Luego visitaron el nuevo monolito, frente a la Ermita, un verdadero símbolo de “Guardamos tu herencia”; donde están los nombres de los misioneros de María que partieron a la Casa del Padre, junto a dos Cruces Negras y el símbolo del Ver Sacrum, en memoria de las dos primeras generaciones que dieron su vida por la Mater.

Luego partieron en peregrinación al Hogar de niños “Álzaga Unzué” del Sagrado Corazón, en Vatteone, a 14km. donde esperaban con alegría las niñas y las Hermanas Isabel y Azucena, de la congregación Siervas del Divino Rostro. Junto a los misioneros compartieron un taller sobre María y las gracias del Santuario.

Desterrar la guerra de nuestro propio corazón

Fue muy rico el intercambio de vivencias sobre “¿cómo transmitir las gracias del Santuario, nuestro tesoro, a los más necesitados y en qué forma poder transmitir la paz que irradia María a los hermanos?”. Así un misionero decía “lo más importante es nuestro propio testimonio de vida, siendo humildes, uniéndose a la Mater, escuchando con atención las necesidades de los hermanos” y resaltaba la labor que realizan allí las Hermanas, “atendiendo a esas niñas solas, y las maravillas que se logran cuando realmente se abre el corazón”.

Y recordando las palabras del Padre “Tenemos que resolver los grandes problemas mundiales en el pequeño marco de nuestra vida cotidiana”, desterrar la guerra de nuestro propio corazón, ser constructores de paz, respetando los tiempos de los otros y el anhelo de llevar el Santuario del corazón a cada corazón.

Junto a la primera ermita de la diócesis.

Luego vino el almuerzo en el Hogar junto a las chicas, y la peregrinación por el predio rezando el rosario con cantos, esperando a más peregrinos que llegarían de Carhué en combi. Terminaron junto a la ermita, que ya cumplió 58 años, es la primera ermita en la diócesis, bendecida por el P. Franz Maibach. Se pidió especialmente por los enfermos, por lluvia, por los misioneros de la Campaña de Burundi ( África), para que conquisten la nueva Auxiliar y también innumerables agradecimientos a la Mater.

La Jornada concluyó con la Sta. Misa celebrada por el P. Daniel Jany, y con la Alianza de Amor sellada por dos jóvenes de Carhué.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: