Unas quince mil personas participaron en la Peregrinación de los Pueblos

8b1042arg-peregrinacion-de-los-pueblos0001

PARANÁ, Tita Ríos/mkf. Este viernes 17 y sábado 18 de octubre de 2008 se llevó a cabo la XXVI edición de la Peregrinación de los Pueblos. Como todos los años el número de peregrinos superó ampliamente las expectativas y todo se desarrolló en un ambiente de alegría y espiritualidad bajo las estrellas y el sol de dos días espléndidos que la Mater regaló a los peregrinos.

Fue un día soleado y hermoso, cuando el 17 de octubre por la tarde la peregrinación comenzó en la ermita de Nuestra Señora de Schoenstatt, en Hasenkamp, Entre Ríos. Encabezada por la imagen de la Mater, Nuestra Señora de Schoenstatt, la larga columna de peregrinos marchó a pie día y noche, con sol, o sin éste, y con varias paradas ya establecidas a lo largo del trayecto, a fin de que los peregrinos repusieran sus fuerzas. Este año fue la edición número 26, y se llevó a cabo entre la tarde del viernes, 17 de octubre, y la tarde-noche del sábado, en el Santuario La Loma, de Paraná. Unas 15 mil personas recorrieron, cantando y rezando, los 90 kilómetros entre Hasenkamp y Paraná.

La llegada al Santuario

“Fue tan emocionante ver tantos peregrinos que el mismo Monseñor Maulión los esperó en el portón del predio alentando y saludando a los peregrinos, que tanto habían ofrecido”, cuenta Tita Ríos.

Cuando los peregrinos llegaron al Santuario la emoción no tenía límites; la alegría de encontrarse con la Madre después de tantas horas, ¡no hay palabras para describir lo que ellos sentían! Muchos miembros de la familia de Schoenstatt trabajaron con mucho compromiso en la recepción de los peregrinos en La Loma. Entre ellos, Candela, de 11 años, nieta de Tita Ríos. Candela se acercó a saludar a la Mater con sus tres primas antes de ofrecer su trabajo de ventas de tortas, entró y luego de salir, expreso sorprendida: “verdaderamente es cierto, abuela, se siente la presencia de la Virgen”; y luego felices atendieron a los peregrinos que se proveían de agua y comida.

En el Santuario de La Loma, Mons. Mario Maulion, arzobispo de Paraná, ofició la Santa Misa. “Necesitamos concretar nuestra fe, hoy tan vivida en esta peregrinación, concretarla en gestos, en actitudes y en conductas, para dar a Dios lo que es de Dios”, dijo.

Unidos al Santuario Original

Para los schoenstattianos fue una alegría especial recibir a los peregrinos justo el 18 de octubre (la peregrinación se lleva a cabo siempre el viernes/sábado cercano al 18 de octubre, pero no siempre cae en el mismo 18). “Fue una verdadera fiesta en estos 94 años de la Alianza de Amor del Padre Kentenich, quien hoy desde el cielo está feliz de haber congregado a tantos jóvenes porque en esta nueva peregrinación de los pueblos el “atraeré los corazones juveniles” que María prometió vuelve hoy a cumplirse con un nuevo ardor en el corazón de todos nosotros que renovamos nuestra alianza confiando en la Mater y el Padre que Schoenstatt sea para la iglesia y el mundo. Hemos estado desde nuestro Santuario filial totalmente unidos a nuestro Santuario Original porque así lo quiso Dios y nuestro Padre Fundador”, comenta Tita Ríos.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: