Coronación de la MTA en la iglesia matriz de Tandil

8b1024arg-tandil-coronacion0000001

El pasado 22 de octubre en la parroquia más antigua de Tandil – provincia de Buenos Aires – donde desde hace 28 años está entronizada una gran imagen de la Mater junto al altar mayor, los schoenstattianos de ayer y de hoy, de todas las ramas, le dijeron con mucho cariño y con una esperanzada confianza: “Querida Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt: En este día de la liberación del Padre y Fundador, tu pequeña Familia de Schoenstatt en Tandil te rodea con cariño y gratitud para ofrecerte una humilde corona. Queremos que te manifiestes como Reina de nuestro Movimiento en Tandil”.

Hace tiempo que los schoenstattianos de Tandil, una hermosa ciudad serrana en el centro sur de la provincia de Buenos Aires, reconocen que el Movimiento no crece lo suficiente, que hace falta un mayor compromiso, una mayor conciencia de misión. En muchas personas creció el anhelo por pedir en la oración la gracia necesaria para seguir adelante y descubrir nuevos caminos para superar este estado.

La Mater respondió

Y la Mater no se hizo esperar. En el grupo de madres “Jardín de María”, mientras se reflexionaba sobre la actitud del Padre y Fundador en situaciones difíciles, surgió espontáneamente la frase inspirada “¿No podríamos coronar a la Mater como Reina del Movimiento?”. La respuesta fue entusiasta y positiva en todas las ramas. Rápidamente se hicieron capitalarios, los grupos asumieron compromisos concretos para conquistar la corona en un plazo relativamente breve. La primera propuesta fue coronarla el 18 de octubre, pero era sábado y en la parroquia del Smo. Sacramento, donde está la imagen de la Mater, había tantas actividades que no era posible incluir algo más. Y se quería que la coronación fuera solemne, realizada con el tiempo necesario. Providencialmente se eligió la fecha del 22 de octubre, aniversario de la liberación del Padre Kentenich (1965) y comienzo de su regreso del exilio.

La corona

También el simbolismo de la corona surgió espontáneamente. Como se la quería coronar como Reina del Movimiento, se eligió como forma fundamental el perfil de la Iglesia de la Adoración, símbolo de la plenitud de la Alianza de Amor: la Mater conduce siempre a la Sma. Trinidad. En el centro, el Santuario estilizado – como en las imágenes peregrinas – hecho con una triple línea: Santuario filial, Santuario del hogar, Santuario del corazón. Y en la base, a ambos lados, cuatro cruces que recuerdan los hitos del desarrollo de la Alianza.

La ceremonia se realizó después de la Sta. Misa vespertina, con una concurrencia tan numerosa que sorprendió a propios y extraños: el templo estaba tanto o más lleno que en una Eucaristía dominical. La imagen de la Mater lucía majestuosa, con una larga tela roja detrás del cuadro, que destacaba su carácter real. Durante la Misa, ocho señoras vinculadas con la Campaña de la Virgen peregrina (misioneras, misionadas y amigas) sellaron la Alianza de Amor. El sacerdote celebrante se involucró con mucho entusiasmo y alegría en ambos ritos y finalmente invitó al Movimiento a colaborar activamente con la misión diocesana que se hará el próximo año para celebrar los 75 años de la creación de la diócesis de Azul, a la que pertenece Tandil.

Fueron momentos de mucha emoción, de anhelos de crecer, tal como se había propuesto en la preparación, en cantidad, en calidad y en compromiso. Dentro de un año la Familia de Schoenstatt se propuso evaluar lo hecho en este sentido durante los meses transcurridos.

Al finalizar la bendición de la corona, de rezar la oración de coronación y de cantarle a la Reina Inmaculada, se repartieron como recuerdo pequeñas coronitas de madera, con una tarjeta que recordaba el compromiso:

“Madre y Reina, ¡te coronamos!
Ayúdanos a cumplir lo que hoy nos proponemos:
crecer en cantidad,
en calidad
y en compromiso.
Regálanos la gracia de ser una Familia unida,
solidaria y apostólica, y que logremos tener
una sede propia en Tandil”.

“¡Glorifícate, Reina del Movimiento en Tandil! ¡Te coronamos!”

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: