Bendición de una nueva ermita de la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt, en San Rafael, Mendoza

8b1032arg-ermita-san-rafael0011

Rufino y Catalina Michelini. Según el diccionario de la Real Academia Española, en su edición vigésima segunda de la editorial Espasa, el significado de “ermita” dice: “capilla o santuario generalmente pequeño, situado por lo común en despoblado y que no suele tener culto permanente”. Para Schoenstatt es algo más: es ese lugar que nos recuerda que la Virgen María está presente en ese lugar despoblado y su presencia depende de los aportes al Capital de Gracias que lleguen a esa ermita.

Sin dudas, el 18 de octubre de 2008 en un terreno a conquistar para Schoenstatt, se instaló nuestra Madre y Reina Tres Veces Admirable porque unos pocos hijos escogidos ofrecieron muchos aportes al Capital de Gracias y allí se erigió una ermita para que muchos peregrinos pudieran recibir las gracias que allí ofrece, como Intercesora, la Madre de Dios.

El día se presentó con nubarrones que en algunas partes de San Rafael se descargaron con lluvias y granizo pero en otras partes cercanas como era en el terreno donde a pocas horas se bendeciría la ermita no cayó ni una gota. Lo hermoso del hecho fue que apareció el arco iris y en los corazones se encendió el anhelo de una Alianza de Amor.

Una ermita con la forma de la Cruz de la Unidad

Por la tardecita comenzó a llenarse el lugar de gente de la diócesis de San Rafael, Mendoza, muchas familias con sus niños, muchas misioneras con sus imágenes peregrinas, gente de otros movimientos que colaboraron con el coro, sacerdotes diocesanos y miembros de la Familia de Schoenstatt iniciaron la peregrinación al lugar con el rezo del santo rosario, desde un antiguo portal cercano al nuevo ingreso.

Cabe destacar que varias familias de la ciudad de Mendoza viajaron hacia el sur para acompañar a la naciente familia de Schoenstatt de San Rafael.

Al llegar en peregrinación los asistentes fueron tomando ubicación dentro de un recinto formado por árboles centenarios que cobijaban el lugar como un Belén, y otros en los alrededores formando una corona humana alrededor de la ermita.

La ermita tiene una forma muy original. Una gran cruz de la Unidad forjada en hierro es el marco donde la Madre con el Niño está en la parte central enmarcada por un octógono también de hierro. El cuadro de la Mater es una estampa en colores protegida por un vidrio doble y que puede verse de ambos frentes.

Esta cruz con la Madre está rodeada de pequeños canteros llenos de flores formando un triángulo que simboliza a la Trinidad.

Bendición por el Obispo de la diócesis de San Rafael

Al llegar los peregrinos, la ermita estaba cubierta con un lienzo, luego llegó Monseñor Eduardo María Taussig – Obispo de la Diócesis de San Rafael – acompañado con dos sacerdotes que concelebrarían la Sta. Misa en el lugar.

Antes de la Misa se descubrió la ermita y Monseñor Taussig la bendijo mientras un solista cantaba el Ave María, momento muy emocionante pues se sentía en el aire la presencia de nuestra Madre creando una intensa atmósfera espiritual.

A continuación la Sta. Misa se vivió en un clima muy especial. Monseñor Taussig en su homilía expresó su anhelo de que el Movimiento de Schoenstatt crezca y aporte a la diócesis su carisma.

Finalizó el acto con la consagración a María de toda la concurrencia, más de 150 personas, los niños que tiraban pétalos de rosas a la Virgen y la fiesta siguió con saludos y fotos en torno a la bella ermita.

Después se encontraron nuevamente en un salón para cenar, allí se repartieron recuerdos con la forma de la ermita y siguió el clima de familia.

Es bueno felicitar a todas las personas que colaboraron, ya sea con su trabajo, con el aporte de las setecientas mil Avemarías, con su presencia, con los cantos, con la alegría, con el ofrecimiento de las personas que no pudieron estar presentes…

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: