Segundo aniversario de la bendición de la ermita en Villa Elisa

El día lunes 18 de Agosto, día de Alianza, la familia de Schoenstatt, junto a muchas personas de Villa Elisa se reunieron en el templo llenos de fe y esperanza, ansiosos por peregrinar hasta la ermita de la Madre tres veces admirable de Schoenstatt. Había dos motivos muy importantes por los cuales peregrinar: Uno era que se cumplía el segundo aniversario de la entronización y bendición, y el otro que ese día coronaban a la Mater como “Reina de la Patria Familia”.

A las 16 horas llegó la Auxiliar de la Diócesis de Concordia – diócesis vecina -, ingresó al templo y fue la Reina y Señora del lugar: todos aplaudieron y vivaron a la Mater.

Estuvieron presentes también varias familias de Concordia, Colón, Concepción del Uruguay y Federación que viajaron a Villa Elisa para acompañar a sus hermanos en ese día de fiesta.

Comenzó así el peregrinar hacia la ermita. Mientras iban caminando compartían con los fieles algunas de las virtudes y características de María, pidiéndole que los ayude a descubrirlas también en ellos:

  • Virginidad de María
  • María madre de Dios y todos los hombres
  • Interioridad de María
  • Humildad y sencillez de María.
  • Fidelidad de María.

Finalmente llegaron a las ermita, que estaba impecable, con sus jardines regados, sus flores y sus plantas hermosas, gracias a las misioneras y no misioneras que pusieron lo mejor de sí para que ese lugar brille.

Después de vivar a la Mater comenzaron con la Santa Misa; el sacerdote, Padre José Zabaleta, les dio una homilía hermosa que los hizo recapacitar sobre varias cosas.

El momento tan anhelado

Llegó el momento tan anhelado: ¡la coronación! En la hermosa oración de coronación, entregaron todas sus preocupaciones por la situación actual del país a la Madre y Reina:

Querida Madre y Reina tres veces admirable de Schoenstatt:

Hoy, venimos a coronarte y expresarte así nuestra honda gratitud, ¡qué hubiese sido de nosotros sin ti, sin tu cuidado solícito y maternal! Hoy, como Patria, necesitamos más que nunca que te manifiestes como la poderosa Medianera del Señor. En él y sólo en Él tendremos vida, justicia y verdadera paz. Manifiesta tu poder de Madre Iluminada a nuestros gobernantes y dirigentes para que el diálogo sea la base de solución para los conflictos existentes, y a nuestros hermanos mas necesitados, auxílialos y fortalécelos en estos momentos.

Venimos a coronarte Reina, y a confesarte nuestro desamparo, nuestra impotencia, nuestras limitaciones. Venimos a coronarte como Madre, y reconocer que sos nuestra Madre también. Te entregamos nuestro corazón, nuestro trabajo diario, nuestra familia y todo aquello que nos importa.

Aquí estamos, somos tu familia, Reina, la familia de Schoenstatt que ha llegado hasta tu ermita para coronarte y decirte que estamos disponibles, a imagen y semejanza de nuestro Padre fundador, Padre José Kentenich. Ayúdanos a vivir su carisma para forjar comunidades donde el espíritu filial nos haga más fraternos y misioneros.

Desde tu ermita, te coronamos Reina. Madre desciende, recibe esta corona que es el símbolo de nuestra profunda y serena confianza en Ti. Manifiesta tu poder y enciende en el fuego del espíritu a toda nuestra Familia Argentina para ser testigos, en santidad cotidiana, de la presencia del Señor y del Padre misericordioso. TE CORONAMOS, MADRE, COMO “REINA DE LA PATRIA FAMILIA”.

Los misioneros de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina de Schoenstatt de Villa Elisa te queremos decir:

Madre, hoy te coronamos,¡Recibe y acepta tu corona!
Acepta que te proclamemos “Reina de la Patria Familiar”.
Haz que cada uno de nosotros sea tu corona.
Mantén en alto el cetro,
Reina sobre nosotros y recibe nuestra entrega
Como instrumento en tus fieles manos de Madre.Amen.

Los misioneritos: el “semillero” de Schoenstatt

Al finalizar la misa el Padre José pidió que se acercaran los misioneritos de Schoenstatt y los presentó a la comunidad. Son chicos de la iglesia Stella Maris de Concordia, y son el “semillero” de Schoenstatt. Todavía no tienen la imagen, pero se están preparando con una misionera para recibir el envío a fin de año. Una iniciativa muy linda que se puso en práctica este año.

Luego quemaron el enorme “capital de gracias” obtenido de la comunidad y de comunidades vecinas con el esfuerzo y la alegría de ver a la Mater coronada.

Después vino la suelta de globos: Estos globos estaban atados por una corona que es regalo de Dios como símbolo de las bendiciones que día a día les fue dando nuestra Madre en estos dos años. En la parte de atrás de la corona estaban todos los datos del Movimiento. ¡Quién sabe adónde y a quién llegará esta corona!

Por último le cantaron un Feliz Cumpleaños a la Mater, compartieron unos caramelos y entregaron los recordatorios a la comunidad.

Todo esto se vivió en un clima de fiesta, de alegría, de entrega, de recogimiento, de mucha paz interior, motivados por la fe de cada uno y por la corona que se veía brillar sobre la cabeza de nuestra Madre.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: