Nuevos grupos de la Obra Familiar en Concepción del Uruguay

Pedro y Melba López. “Es muy significativo que en el último día de mayo se celebre la Fiesta de la Visitación. Con esta conclusión es como si quisiéramos decir que cada día de este mes ha sido para nosotros una especie de Visitación. Hemos vivido durante el mes de mayo una continua visitación como la vivieron María e Isabel…..” (Juan Pablo II – Fiesta de la Visitación – 31 .05.01). La Obra de Familias del Movimiento de Schoenstatt de Concepción del Uruguay, en Entre Ríos, Argentina, podría hacer suyas estas palabras de Juan Pablo II. Es una localidad que cuenta con una acogedora ermita de la MTA y un activo impulso de la Campaña del Rosario, que cada día 18, frente a ella, ofrece Mil Avemarías.

La ciudad es cálida, se recuesta sobre un riacho fresco y arbolado, brazo del Río Uruguay. Vive con mucha significación histórica cada rincón por ser cuna de caudillos y próceres de la Organización Nacional. Tiene un ambiente estudiantil activo, en los niveles secundarios, terciarios y universitarios. Sus habitantes son inquietos y hospitalarios. En ese pequeño mundo “María, Madre y Reina”… se puso en camino y fue de prisa, durante el pasado mes de mayo de este año 2008, donde un puñado de matrimonios experimentaron cercanía de corazones y otros, como Isabel, se estremecieron ante los acontecimientos y frutos.

Si hacemos un poco de historia podemos decir de ellos: La OF se inició, alrededor del año 2003, con dos matrimonios insignias: María Adela y Alberto Gestner y Sonia y Gustavo Eyeralde. Ellos fueron convocados para esta misión por el P. G. Carmona, quien les celebrara su Alianza de Amor en Nuevo Schoenstatt, dando desde el Santuario Nacional un encendido envío a los pioneros.

Dos nuevos grupos

Son cuatro instrumentos dóciles, que pusieron la sacra mentalidad de su vínculo en las manos del Padre. Que se muestran constantemente en entrega generosa y silenciosa de Capital de Gracias. Se desempeñan, sin cansancio, y con alegre servicio al frente del grupo fundador de la OF. Enriquecieron los vínculos, se consolidaron y crecieron, y generaron en ese primer grupo la vocación de Encargados para multiplicar lo que estaban viviendo, y hacerlo en nuevas familias.

Encendieron nuevas luminarias – Santuarios Hogares, que hoy titilan suavemente, pero ya firmes, en la constelación de gracia que va mostrando la Mater en la “posesión” de hogares y corazones.

Todo el mes de mayo fue de intenso trajinar, de acercamientos personales. Convocaron a matrimonios amigos para sus charlas; otros hijos de esa tierra, aliados de la MTA, que viven lejos, también llegaron a fortalecer el entusiasmo por encender nuevos hogares. Y todo lo hacían sólo para alentar ese acompasado camino de crecimiento, que desconoce el vértigo, y va equilibradamente cimentado en una auténtica vocación de autoeducación matrimonial, que vive la Rama de la OF.

El ambiente de trabajo fue responsable, incesante, cargado de afectividad y casi anónimo, cualidad para destacar, y rescatar. Así llegó el día de la Fiesta de Corpus, providencialmente en la Basílica de la Inmaculada Concepción, donde a los pies de la Peregrina Auxiliar se convocaron dos nuevos grupos.

A las bendiciones que reciben se suma la adhesión y acompañamiento formativo y humano del Párroco Jorge Almeida, extraordinario Sacerdote Diocesano, que alienta permanentemente a los matrimonios en su senda de crecimiento, de la mano de la Madre Victoriosa de Schoenstatt.

Nuevos encargados junto a Sonia y Gustavo -ya experimentados- son Daniel y Graciela Francia.

Cuando ese puñado de matrimonios, con su estampa en mano, rezaba en el día de Jesús Eucaristía nuestra Oración de consagración, seguramente se elevaron al cielo suaves sones de glorificación a María, Reina de las Familias, y por Ella a Cristo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: