“El jardín de la República” despide al P. Javier Arteaga como asesor diocesano

TUCUMÁN, Silvia Losada. “Se nos fue un Padre y vinieron dos”, se pudo escuchar en estos días en la Familia de Schoenstatt en Tucumán, provincia a la que por la belleza de sus paisajes y su rica vegetación, se la llama “el jardín de la República”. El 29 de marzo pasado la Familia de Schoenstatt tucumana despidió al Padre Javier Arteaga, director del Movimiento de Schoenstatt en la Argentina y asesor diocesano de Tucumán hasta la reciente llegada de los Padres Pablo Mullín y Tomás Dell’Oca. Ellos viven en la nueva casa filial de los Padres de Schoenstatt en San Miguel de Tucumán.

Todos quisieron estar presentes para testimoniarle su cariño y agradecimiento. El día lluvioso impidió realizar la celebración en el Santuario, pero los acogió el Colegio José Engling y la Mater, desde la capilla del colegio, acompañó los cantos y dinámicas con que lo homenajearon.

Hasta ahora, el P. Javier dirigió con su “batuta” la “orquesta schoenstattiana tucumana”, cantó y miró un video preparado con mucho ingenio especialmente para la ocasión.

Le quedó pendiente conocer un poco más las bellezas de la provincia, ya que las actividades que realizó cada vez que estuvo aquí no le dejaron espacio para ello. Como compensación, recibió de regalo un libro sobre Tucumán donde podrá admirarlas y un álbum de fotos con actividades de la Familia schoenstattiana local para que siempre la recuerde. También recibió un CD con la historia de la Campaña del Rosario en imágenes.

La fiesta culminó con la celebración de la Santa Misa.

¡Querido Padre Javier! Le damos gracias por estos dos años de pastoreo. Realmente lo sentimos como un Padre, siempre dispuesto a escucharnos y guiarnos. No le decimos adiós, sino ¡hasta siempre! Y estamos unidos en la oración para que la Mater continúe acompañando su actividad pastoral.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: