Campamento de la Juventud Masculina de Córdoba en San Clemente

CÓRDOBA, Luis Nañez. Más de 50 jóvenes de la Juventud Masculina de Córdoba, participaron el fin de semana del 14 al 16 de marzo, del campamento Kentenich II, acompañados por el Padre Marcelo Gallardo, asesor de la rama. El lugar elegido: San Clemente, a 80 Km. de la Ciudad de Córdoba. El nombre del campamento “Kentenich II”, ya en su segunda edición, les propuso conocer un poco más al padre fundador del Movimiento. La tarea es inagotable: la riqueza espiritual, de formación, de caridad, es un desafío que esperan poder abarcar y llevar a cabo.

Fueron 48 horas vividas en el mayor clima schoenstattiano, en donde pudieron revisar un 2007 lleno de heroísmo y radicalidad y plantearse un 2008, que creen que será, con una juventud en movimiento, una juventud que “salga afuera”, con conciencia de misión.

Hubo mucha diversión, alegría y entusiasmo en todos: tardes de río, fútbol, rugby, siestas, Misas, fogones, guitarreadas, que relejaron una juventud unida, fraterna, comprometida con la MTA y llena de los más altos ideales. Esa es nuestra JM: una juventud con altísima temperatura espiritual que se juega, y que tiene en sus objetivos, trabajar para nuestra Iglesia y para los más necesitados. Una juventud de 180º.

“Santuario vivo, Juventud en Movimiento”

La elección del Jefe de rama 2008-2009: momento intenso en el campamento. En un clima de adoración al Santísimo, elegieron a Tomás Rinke como líder para este período que empieza lleno de vida, lleno de Schoenstatt hacia afuera, con máxima apertura.

Otro espacio de gran profundidad fue analizar una prédica del Padre Kentenich que dio en 1948. Pudieron encontrar en ella el mensaje que tiene para nosotros como juventud en esta época de cambio: ser hombres con altos ideales, caballeros, entregados, con jefes comprometidos y coherentes a la MTA.

Nuestra JM está integrada por personalidades fuertes, distintas e idealistas y en la elección del lema 08/09 se pudo notar esto aún más. El debate fue intenso. Exigió mucho de revisión y autocrítica. Pero finalmente, salió a luz: “Santuario vivo, Juventud en Movimiento “. Un lema apasionado, que refleja a universitarios unidos por la fe, el amor y la esperanza en nuestra Mater.

Schoenstatt no es algo más. Es nuestra manera de vivir

El campamento Kentenich II no fue una actividad más de nuestra rama. Fue una experiencia única entre amigos en Cristo, que aspiran a lo más alto: la Santidad. Y la pasamos muy bien, con la mirada puesta en un 2008 comprometido con la Mater, en movimiento permanente, con un Santuario vivo.

Schoenstatt no es algo más. Es nuestra manera de vivir. Eso fue Kentenich II, donde pudimos ver en el padre, al verdadero “discípulo, misionero y guerrero” de la MTA.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: