Sagrario de Mendoza profanado

Con gran dolor les comunico que hoy, 26 de marzo a las 15 hs. aproximadamente, descubrimos que el Sagrario de nuestro querido Santuario de Mendoza había sido profanado y que los autores del hecho se han llevado la Custodia y un copón con Hostias consagradas.

A esa hora llegamos al Santuario para comenzar nuestro primer encuentro con las madres miembros de la Liga Apostólica. Nada extraño llamó nuestra atención. Al querer abrir la puerta de madera del Sagrario me extrañó encontrarla sin cerradura, inmediatamente noté que pasaba lo mismo con las puertas de metal. Al descorrer la cortinita del Sagrario comprobé que faltaban los Vasos Sagrados y su contenido. Ninguna de las puertas, tampoco la de los armarios, presentan señales de violencia.


Por supuesto no sabemos cuándo tuvo lugar la profanación. El lunes 24 tuvimos Adoración hasta las 18, 15 hs. aproximadamente.

Inmediatamente avisé a los Coordinadores Diocesanos, a los Responsables de la Pastoral y al Intendente del Santuario. Al querer comunicarnos con el Padre Eduardo López, a cuya jurisdicción pertenece el Santuario, supimos que estaría ausente hasta el jueves. Llamé entonces al Seminario Diocesano y, por intermedio de Olga Marzollier, pudimos trasmitirle lo sucedido al Padre Sergio Buenanueva. Él, a su vez, habló inmediatamente con Monseñor Arancibia quien providencialmente se encontraba allí. El Padre Sergio me pidió que trasmitiera a toda la Familia de Schoenstatt el dolor de ambos y del Seminario ante este acto agraviante.

También me pidió que exhortara a todos los miembros de nuestra Familia a generar una corriente de reparación. Cada uno de nosotros, o en nuestras comunidades, podremos ver qué regalamos a Jesús en este sentido: oraciones, sacrificios, una mayor participación en la Santa Misa, recibir el sacramento de la reconciliación. Peregrinar al Santuario para allí expresarle a Él nuestro amor y adoración. Practicar la caridad de manera especial, reconociendo en el prójimo la dignidad de Jesús. Cuando nuestro Padre y Fundador hablaba de la reparación acostumbraba a definirla con una expresión, decía ‘que era amor acrecentado’.

Depositemos en manos de María nuestros aportes al Capital de Gracias en este sentido. En el tiempo de Pascua, Jesús sigue sufriendo místicamente.

Por intermedio del Padre Sergio, Monseñor José María nos trasmitió su permiso para que luego de unos días –en que reparemos como Familia- el Santísimo Sacramento pueda volver a estar presente en el Sagrario. Monseñor pide que optimicemos la seguridad del mismo y también que este hecho mueva a toda nuestra Familia a visitar con mayor frecuencia nuestro lugar santo. Tanto el Intendente, Juan Carlos Orsini, como los Responsables de la Pastoral, Marcela y Guillermo Soria, estuvieron hoy en el Santuario y ya hemos encaminado las primeras medidas para acrecentar la seguridad… Las madres fueron las primeras en ofrecer reparación por este ultraje. Nos impresionó mucho la ‘providencial coincidencia’: ellas quieren ser ‘como custodias vivas, corazón en el Nazaret del Padre’.

El Padre Sergio Buenanueva me dijo que todo el Seminario se unía a nuestra reparación. Avisé también a las Hermanas en Nuevo Schoenstatt y me dijeron que esta noche a las 21 hs. ellas harían adoración en el Santuario del Padre uniéndose a nuestro gran dolor. Hace un momento llamó Alejandro, seminarista de San Juan, quién también se solidariza con nuestra situación. ‘Nada sucede por casualidad, todo proviene de la mano paternal de Dios.’ ¿Qué quiere decirnos Dios con este hecho? Aún recordamos con alegría y unción los momentos vividos durante la Noche Heroica que prepararon la JF y la JM el pasado Jueves Santo. Más de 220 jóvenes pasaron la noche en vela acompañando a Jesús Eucaristía expuesto en la Custodia que hoy ya no está en el Santuario. También el rezo del Vía Crucis en la tarde del Viernes Santo y Santa Misa del domingo de Pascua.

¿Qué quiere decirnos Dios, nuestra Madre y Reina con este hecho? Dejo en sus corazones esta pregunta… Tendremos ocasión de intercambiar nuestras reflexiones y concretarlas en actitudes de vida. No puedo dejar de mencionar que este hecho doloroso está enmarcado por una nueva situación de crisis en nuestra Patria… La dignidad de Jesús Eucaristía ha sido profanada en nuestro Santuario… la dignidad de Jesús es profanada en el santuario del corazón de tantos hermanos nuestros por la falta de justicia, de verdad y de amor… Que Ella, la Señora de la Pascua, nos convierta en su Santuario en discípulos misioneros de una Patria Familia cuyo centro es Cristo Resucitado, a Él sea el honor y la gloria por todos los siglos.

Unidos por los lazos fraternos que la Alianza de Amor ha generado entre nosotros, ofrezcamos a Jesús Eucaristía nuestro amor acrecentado.

En Cristo Resucitado, su Hna. M. Catalina

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: