II Congreso de Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades en América Latina y El Caribe

12.jpg

Se realizó en Bogotá entre el 28 de febrero y el 2 de marzo de 2008 el II CONGRESO DE MOVIMIENTOS ECLESIALES Y NUEVAS COMUNIDADES EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, organizado por el Consejo Episcopal Latino Americano (CELAM), bajo el lema “Movimientos eclesiales y Nuevas Comunidades, discípulos y misioneros de Jesús, luz del mundo”.

El Objetivo fue ofrecer un espacio de reflexión, intercambio y coordinación entre los responsables de Movimientos Eclesiales y Nuevas Comunidades y los Obispos responsables de esta comisión, en las Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe en orden a la Misión Continental según el espíritu de Aparecida.

En un clima de oración compartimos la Misa y se celebró Laudes y Vísperas, presididas cada día por un Obispo.

Participaron 17 Obispos y representantes de 37 Movimientos. En total éramos 105. Por Schoenstatt participamos Pilar Escudero de Jensen (Chile), Hna. Cecilia María Flecha Cosp y M.Inés Erice de Podestá (Argentina). También Víctor Duarte, de la Federación de Familias, quién lo hizo en el carácter de Presidente de la Junta de Laicos de Paraguay. Pilar fue invitada por el CELAM como panelista y la Hna Cecilia María y M.Inés fueron secretarias en sus grupos de trabajo.

El intercambio fue muy rico, en un clima de comunión y de alegría al conocer el carisma y el trabajo de los otros Movimientos. Algunos de ellos con más experiencia, y otros que están en etapa de fundación.

Especialmente estuvo centrado en el capítulo 6 del Documento de Aparecida, sobre la formación del discípulo misionero. Las coincidencias fueron muchas, todos los Movimientos pudimos constatar que según cada carisma, ofrecemos una propuesta concreta a la formación de discípulos misioneros, reconociendo la necesidad de formar una nueva generación de líderes católicos que anuncien a Cristo en la política, la economía y la cultura.

Con una clara conciencia de misión, reconocemos la realidad que nos propone Aparecida de recomenzar desde Cristo, de volver a las raíces. Cada Movimiento, desde su carisma propio, con nuestra riqueza y espiritualidad, nos ponemos a disposición del Obispo del lugar para un proyecto común.

El compromiso que nos llevamos es que se conozca el Documento de Aparecida, que cada Movimiento encuentre los puntos de contacto con Aparecida y colaborare estrechamente con todos los que formamos la Iglesia, para que de esta manera todos nos sintamos partícipes de Aparecida, que cada Movimiento encuentre los puntos de contacto con Aparecida y colaborare estrechamente con todos los que formamos la Iglesia, para que de esta manera todos nos sintamos partícipes de la Misión Continental.

 

Se sugiere integrar a los diversos Movimientos en la toma de decisiones de las comisiones nacionales y diocesanas en vista a la Misión Continental, promover encuentros de Movimientos en cada país, y buscar nuevas acciones pastorales, para atraer nuevamente a la Iglesia a aquellos que se han alejado o que no conocen a Cristo. Todo bajo el poder y en la fuerza del Espíritu Santo.

2.jpg


 

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: