Mons. Robert Zollitsch, Arzobispo de Friburgo, nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania

cid_002501c86d76900208802301a8c0pjavier.jpg
ALEMANIA, mkf. Ayer por la tarde, la Asamblea General de la Conferencia Episcopal de Alemania comenzó a sesionar puntualmente con la celebración de la Santa Misa; hoy, 12 de febrero, del encuentro realizado por los 69 obispos con el objetivo de elegir al sucesor del Cardenal Karl Lehmann, ha resultado electo Mons. Robert Zollitsch, Arzobispo de Friburgo, de 69 años de edad. El nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania es miembro del Instituto de Sacerdotes diocesanos de Schoenstatt. ¡ Qué inmensa alegría para todos nosotros, su Familia, querido Mons. Zollitsch. Es un verdadero honor para la Familia de Schoenstatt de Alemania y para la del mundo en su conjunto, acompañarle en su tarea; representa a su vez, un llamado a crecer aún más en el amor a la Iglesia. Amor que se hace concreto en el servicio desinteresado a ella y en una actitud de permanente compromiso con su accionar en esta Tierra.

Mons. Robert Zollitsch nació el 9 de agosto de 1938 en Filipovo, ex Yugoslavia. En 1946, tras la expulsión de los alemanes de la región una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, su familia se trasladó a Tauberbischofsheim, diócesis de Friburgo. Era entonces en esa Ciudad un joven estudiante cuando allí mismo conoció a Schoenstatt, incorporándose a la Juventud Masculina y, luego de sentir el llamado de Dios, se suma al Seminario consagrando así su vida. En 1964 ingresó al naciente Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt y un año después, el 27 de mayo, fue ordenado sacerdote en la Catedral de Friburgo.
Por amor a la Iglesia
En 1974, fue electo miembro del Consejo General del Instituto, cargo que se le vuelve a confiar nuevamente en 1980. Sirvió a su comunidad en esta tarea hasta, debido a sus crecientes obligaciones en la diócesis decide dar un paso al costado. En 1983, fue nombrado jefe de personal de la diócesis. Desde entonces, Robert Zollitsch, quien en 1984 se incorporó como miembro al cabildo de catedral, tuvo a su cargo la planificación y traslado del personal del área de Pastoral de toda la diócesis.
El P. Robert Zollitsch se comprometió con su enorme potencial con el Centro y Santuario Internacional de Schoenstatt en Roma, bendecido el 8 de septiembre de 2004 en presencia de numerosos obispos y cardenales de la Iglesia, y unos 3000 peregrinos de todos los continentes. “Prácticamente ha asistido a todas las reuniones del ‘Comité de Roma’, a pesar de sus múltiples obligaciones y compromisos”, acotó el Padre Oskar Bühler. Esto muestra claramente una inquietud profunda de Mons. Zollitsch: entregar al servicio de la Iglesia el enorme potencial que Schoenstatt como movimiento y como lugar de gracias puede dar.
Desde 2003 Robert Zollitsch es Arzobispo de Friburgo, Alemania. Ya desde su tarea previa como Jefe de Personal de la segunda diócesis más grande de Alemania (2.1 millones de católicos), buscó enfrentar activamente los desafíos de los recientes cambios en la Iglesia. “Nuevas ideas y nuevos esquemas de pastoral surgen normalmente cuando las personas dependen unas de otras, cuando se escuchan entre ellas, y tratan de resolver los problemas juntos”, afirmó. Lo que hace falta es un progresivo y fructífero intercambio de necesidades pastorales, de ideas, coordinación, mutua complementación y cooperación, aliento y apoyo entre hermanos y hermanas en la fe.
En la Comunión de la Fe
El lema que eligió como obispo, muestra el camino que seguramente propondrá en su nueva tarea: In Fidei Communione – En la Comunión de la Fe: “Tenemos que ayudar a la gente a encontrar y vivir esta Comunión; comunión dispuesta y capaz de asumir, desde la Fe, su responsabilidad para el mundo.” En una predica en Schoenstatt el 18 de octubre pasado explicó: “Para nuestra Fe en este mundo va a ser de una vital importancia forjar células de Fe donde vivamos y trabajemos juntos, donde dialoguemos sobre la vida y la Fe, donde compartamos nuestra Fe y nos sintamos apoyados por la Fe de los demás, y donde a su vez apoyemos a los demás con nuestra Fe. Verdaderas células de Fe donde celebremos los sacramentos y escuchemos la Palabra de Dios.”
Que la Conferencia Episcopal de Alemania, que tuvo un papel tan importante en el exilio del Padre Kentenich, haya elegido hoy a uno de sus hijos espirituales como Presidente, es una señal clara del servicio de amor de Schoenstatt a la Iglesia, y del aporte de Schoenstatt en su camino hacia las nuevas playas.
¡ Hoy 12 de febrero, es un verdadero día de Fiesta para Schoenstatt y para la Iglesia !Saludos, felicitaciones http://schoenstatt21.wordpress.com
Link directo para enviar saludos, comentarios:
http://schoenstatt21.wordpress.com/2008/02/11/gluckwunsche-gruse-gebetsversprechen/#respond
Fuente: http://www.schoenstatt.de
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: