Nueva filial de los Padres de Schoenstatt en Tucumán, Argentina

7b1271arg-tucuman-losada010.jpg

TUCUMÁN, Silvia Losada. Con mucha alegría, el martes 11 de diciembre, la familia schoenstattiana de Tucumán se congregó en la vieja casona de Yerba Buena, Tucumán, comprada por los Padres de Schoenstatt para ser filial del NOA (Noroeste de Argentina).

La casa perteneció a las Hermanas de la congregación de las Esclavas. Por razones económicas y de falta de vocaciones debieron cerrar la escuela de manualidades que tenían. Querían que continuara siendo un centro de espiritualidad. Ahora se transforma en casa de los Padres de Schoenstatt y Sede del Movimiento de la diócesis de Tucumán.

Esto forma parte de un sueño largamente anhelado por los tucumanos: tener un asesor permanente, acorde al crecimiento que se iba notando en las distintas ramas y en la Campaña del Rosario.

Espiritualmente fueron preparando el camino con contribuciones al capital de gracias y también con aportes materiales.

El gran día

Cuando llegó el gran día, nadie quiso perderse la celebración de la Santa Misa en el hermoso lugar, un verdadero “schoenstatt”, que será centro del movimiento y cuna de encuentros de la familia, sin descuidar el Santuario, como bien dijo el Padre Juan Pablo Cattoggio en su homilía.

Concelebraron esta Santa Eucaristía los Padres Juan P. Cattoggio, Pablo Mullín, Daniel Nieva y Martín Aversano.

Falta mucho por hacer: reparar la casa y conseguir los recursos para terminar de pagarla y mantenerla. Pero la alegría de tener a los Padres Pablo Mullín y Tommy Dell’Oca entre la familia tucumana supera las dificultades económicas que tendrán que afrontar.

Los Padres tienen previsto llegar a la provincia el 25 de marzo próximo, martes de Pascua y fecha de la Fiesta de la Anunciación. La Mater celebrará con ellos ese día el inicio de otro momento histórico, como lo fue la bendición del Santuario.

Luego de la Santa Misa el Consejo Diocesano se reunió para compartir con los Padres la alegría de contar con la sabiduría, entusiasmo y guía de estos sacerdotes, que esperan harán reverdecer el espíritu de discípulos misioneros en cada uno de la familia, en el Jardín de la República.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: