Necrología P. Horacio Sosa Carbó – escrita por el P. Alberto Eronti

8b0169sp-arg-p-horacio-sosa-necrologia001.jpg

El P. Horacio nació en la ciudad de Paraná (capital de la provincia de Entre Ríos) el 1º de enero de 1944. Su familia estaba compuesta por sus padres Horacio y Mercedes y su hermana Rosa María.

Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio de los Hermanos de La Salle, siendo merecedor a la medalla de oro al mejor bachiller de la promoción. Fue al final de sus estudios secundarios cuando se interesó por los problemas sociales y tomó algún contacto con jóvenes líderes políticos. En ese momento particular de su vida, cuando se toman las decisiones más importantes, conoció Schoenstatt y entró a formar parte del segundo grupo fundador de la juventud masculina de Schoenstatt de Paraná. El ideal del grupo revela mucho de lo que en esa época despertaba en su mundo interior: Sagitae Patris.

En 1961 se decidió por la vocación sacerdotal y en 1962 entró en la Comunidad del Apostolado Católico, realizando el noviciado en Chile y los estudios filosóficos en Brasil. En 1966 entró al recién fundado Instituto de los Padres de Schoenstatt y formó parte del grupo fundador del estudiantado, en Münster, Westfalia. En ese tiempo conoció al Padre José Kentenich, Fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, y fue ahí donde se fascinó profundamente con su persona y su mensaje. Si todo el universo de José Kentenich lo atrapó, lo que le atrajo sobremanera fue su pedagogía. La unión fe y vida, el anunciar los grandes valores e ideales y ayudar a hacerlos vida en las personas, se constituyó en un modo de ser y de vivir. Apasionado por la verdad, se rebelaba cuando le parecía que se desfiguraba el mensaje del Fundador.

Formó parte del curso de sacerdotes Verbum Patris, asumió el ideal desde su modo de ser y lo vivió apasionadamente: era un estudioso empedernido de todo escrito del Padre que llegaba a sus manos. Como miembro de la Generación Sion Uniente Pater Gentium encontró en el Padre Paul Vautier un complemento natural a sus inquietudes. Fue ordenado sacerdote el 16 de septiembre de 1972, en la catedral de la ciudad de Paraná.

Se licenció en Teología Pastoral en la Universidad de Münster y posteriormente obtuvo el doctorado en la Pontificia Universidad de Salamanca. Ejerció su apostolado en Paraguay y en la Argentina, dio innumerables cursos, retiros y conferencias. Dedicaba largas horas al acompañamiento espiritual. Escribió varios libros e innumerables artículos. Durante largos años fue asesor nacional de las Ramas de Madres y de Profesionales y de la Juventud Femenina de Schoenstatt en la Argentina. ¡Cuántas mujeres crecieron guiadas por su mano de sacerdote y pedagogo! Hace dos años fue elegido como Asistente General del Instituto de las Familias, siendo este su trabajo y alegría final.

Nos deja en el momento de su plenitud humana y sacerdotal. Una frase que le encendía el alma: “Por eso el Padre me ama, porque doy mi vida” (Jn. 10,17)

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: