Mes de María y lluvia de pétalos en Comodoro Rivadavia, Argentina

7b1273arg-comodoro-rivadavia0001.jpg

COMODORO RIVADAVIA, Hna. Alejandra Aguilar. Durante el mes de María, (noviembre, en la Argentina), la Peregrina Auxiliar de Comodoro Rivadavia recorre parroquias e instituciones de la ciudad. Lo hace desde hace varios años y despierta mucha vida. En cada lugar se queda tres días para que la comunidad la visite, rece el Rosario y le lleven abundantes aportes al capital de gracias. Ella no se deja ganar en generosidad y reparte sus dones y gracias. ¡Son muchos los relatos de favores recibidos y de la transformación de los corazones! El mes de María se cierra con la ya tradicional fiesta de la lluvia de pétalos de rosas.

Evidentemente, no alcanza el mes para cumplir con todos los pedidos de las parroquias e instituciones, pero algunas “exigen” ser visitadas todos los años por la Auxiliar, como la Comisaría del KM. 3, zona donde hace cien años se descubrió petróleo por primera vez en la Argentina. Allí, la policía le reserva un lugar especial y le ofrece sus honras con respeto y amor. Seguramente, Ella los bendice y anima a cumplir su servicio a la comunidad. Y otros, como los alumnos del 1er. año del Instituto María Auxiliadora, van a visitarla al Santuario, junto con sus padres y familiares… son tantos que deben entrar por turno para recibir la bendición de la Mater, entregar sus aportes al Capital de Gracias y las flores para que sus pétalos sean bendecidos para la fiesta del 8 de diciembre, cuando serán arrojados desde las alturas como bendición de María a su pueblo.

Como una caricia de la Madre

El día de la Inmaculada, el 8 de diciembre, miles de personas se reúnen en torno al Santuario, desde las 7 hs. para rezar el Rosario del Alba, participar en la Sta. Misa a las 10 hs. y luego en la fiesta popular con la banda de Ejército, el Pesebre viviente, San Nicolás, el agua bendita que se entrega para bendecir la mesa de Navidad y por último los pétalos de rosas, que son arrojados desde un helicóptero o desde lo alto de la grúa de los bomberos voluntarios. ¡Todo un símbolo! Los pétalos son los aportes al capital de gracias que todo Comodoro Rivadavia junta durante el año, especialmente los de las rosas cultivadas en sus jardines (la zona es casi desértica, por eso tienen un valor agregado), las florerías también los preparan, y hasta hay personas de otros lugares del país que los envían ya secos. Es impresionante ver, en los días previos al 7 de diciembre, cuántos hombres, mujeres, jóvenes, familias, llegan al Santuario a traer sus pétalos. Y luego, al ser arrojados, todos tienden sus manos al cielo para recibirlos como una caricia de la Madre que los bendice. Un señor dijo: ¡para empezar bien el año, tengo que venir este día a visitar a la Mater! Otros declaran: hace años que vengo. A esto no falto.

Un encuentro personal

Los schoenstattianos reciben a los peregrinos, pero ellos deben presentarle a la Mater sus pétalos a los pies del altar del Santuario. Allí se anuda el amor entre la Madre y el hijo…por eso cada año vuelven a visitarla. Ya hace doce años que se realiza esta fiesta mariana, popular. Y ahora el párroco convocó a la Familia de Schoenstatt para incorporarla en la Pastoral Diocesana. Así los schoenstattianos acompañan al Padre y Fundador en su misión de “tirar de la carroza triunfal de la Madre de Dios” y regalarle aliados a la Reina de la “Tierra de la Promesa”.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: