El 18 de octubre en Tierra del Fuego

7b1198arg-1810-tierra-del-fuego001.jpg

TIERRA DEL FUEGO, Hna Alejandra Aguilar. Es una gracia vivir el 18 de octubre en el Santuario Original en Schoenstatt, o en una de las celebraciones con concurrencia masiva de peregrinos en los Santuarios; pero puede ser también una gracia vivirlo en los confines del mundo, en Tierra del Fuego, celebrado por los hijos más lejanos en cuanto al territorio pero tan o más amados que los cercanos. Allá todo es esfuerzo, pero en medio de una belleza natural sorprendente.

El mismo 18, se bendijo un cuadro de la Mater en la Parroquia María Auxiliadora, en Ushuaia, para ser colocado en una ermita nueva en el Barrio Bintrup. Allí un grupo de Madres preparó a las familias del Barrio, pasando la Peregrina que los convocó para la bendición, el sábado 20 de octubre.

Acogiendo a turistas y visitantes de todo el mundo

El domingo 21 – en Argentina día de la madre- realizaron la peregrinación número 18 a Bahía Lapataia, a la ermita más austral del continente, sobre el Canal de Beagle, que marca el límite con Chile. Son aproximadamente 25 Km. A pie -incluyendo las paradas- tardaron 7 horas y media. Al llegar se colocó la Mater Auxiliar en un anda adornado con flores y se organizó una procesión que vadeó un arroyito, bajó a la playa hasta llegar al peñón donde la Mater lucía pintada de blanco. Como la marea estaba baja, pudieron llegar fácilmente; cuando la marea es alta, rodea dicho peñón, pero nunca lo sobrepasa. Ella permanece allí, acogiendo a los miles de turistas que llegan de todo el mundo. Año tras año, recibe a los schoenstattianos como peregrinos a pie y a otros que llegan en caravana de autos. En esas latitudes tan australes tuvieron la Santa Misa, concelebrada por el P. Luis Azcona (párroco) y el P. Víctor Hugo Massarotti (Capellán de Gendarmería y schoenstattiano). Pidieron por la paz, por las familias, por la Patria, por las intenciones de todos. Fue un encuentro de Alianza entre el cielo, la tierra y ellos, encendido en el fuego -que dio nombre a esta isla- y el que enciende en ellos la misión del Padre y Fundador y les impulsa a seguir trabajando por la gran misión continental, en América Latina. Ese es el espíritu que los mueve y ha movilizado a cientos de misioneros en la ciudad de Ushuaia, sobre todo convocados por los dirigentes de Schoenstatt del lugar, unidos y al servicio de todas las organizaciones parroquiales.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: