Misión de jóvenes a un pueblo remoto en el norte de la Argentina

7b0952arg-mision-salta1.jpg

BUENOS AIRES, Tomás Garzón, Un grupo de 11 jóvenes de Buenos Aires partirán el próximo lunes 24 de septiembre hacia Santa Victoria Este, una pequeña ciudad ubicada cerca de las fronteras con Bolivia y Paraguay. Durante una semana buscarán compartir con pobladores locales y aborígenes momentos de diálogo, juego y oración. Sobre todo, para intentar despertar en ellos la conciencia de ser hijos de Dios, aún en la situación de exclusión y pobreza extrema en la que les toca vivir.

En el año 2000, un grupo de médicos argentinos quiso continuar el legado de un médico americano que durante varias décadas había viajado al África para dar asistencia a cuantiosas personas que vivían en la miseria. Un amigo cercano de quien lideraba este equipo le insistió en que podían hacerlo en un lugar similar, pero en territorio argentino: Santa Victoria Este. Desde entonces, dos veces por año, el grupo acerca medicamentos y atención sanitaria a los habitantes de este paraje.

Jorge Jaunarena estudia Medicina y participa de la Juventud Masculina de Schoenstatt en Buenos Aires. En el año 2006 viajó por primera vez con los médicos al norte argentino, y desde entonces cultivó el proyecto de hacer una misión de jóvenes a ese mismo lugar. Pero esta sería una misión destinada en primer lugar a acompañar espiritualmente a la gente de Santa Victoria. Gracias al apoyo de uno de los médicos y del movimiento de Schoenstatt, esa iniciativa tendrá lugar en pocos días, contra toda dificultad.

¿Podemos hacer algo?

Las reflexiones alrededor de semejante idea son muchas, y muy importantes: “¿Qué necesita esa gente? ¿Qué es lo que podemos nosotros aportarles? ¿Vale la pena que vayamos hasta allá?”. Santa Victoria no sólo queda lejos espacialmente, sino también cultural y económicamente, por eso la decisión de emprender el viaje es el fruto de mucho tiempo de preparación, oración y conversaciones. Pero la certeza de los misioneros es que, aún sin tener claro cuál puede ser el resultado o el futuro de este proyecto, vale la pena hacer este primer viaje.

“Wen O´ Akwey” (“Dale tu mano” en wichí, la lengua de los aborígenes locales) es el nombre de la misión, y resume su espíritu, su intención. En ese lugar de la patria donde las carencias son grandes, donde prevalecen la exclusión y la indiferencia por sobre la solidaridad y la preocupación por el hermano, allí queremos dar una mano. Aunque sea por una semana, compartir con ellos lo único que podemos en esa circunstancia, que es la dignidad humana. La dignidad de ser hijos de Dios. En concreto, eso significa jugar con los más chicos, conversar con los más grandes, colaborar en las tareas cotidianas o enseñarles a rezar.

¡Necesitamos ayuda!

Un emprendimiento de estas características nunca es fruto de la entrega de unos pocos sino de la buena voluntad y el apoyo de toda una comunidad. Así lo vivimos quienes preparamos la misión “Wen O´ Akwey”: necesitamos tanto colaboración económica como oraciones. Estamos convencidos del valor de nuestra tarea y por eso creemos firmemente que Dios la hará posible.

Los costos de viajes hasta Santa Victoria son muy elevados. Desde Buenos Aires, debemos recorrer 1600 Km. para llegar a la Ciudad de Salta, y luego son 12 horas más de viaje hasta nuestro destino final. A esto se suman los costos de comida y materiales para llevar. Para colaborar con la misión, puede contactarse con Jorge Jaunarena (jorgejaunarena@hotmail.com) o Agustín Trovato (agustrovato@hotmail.com). Quedan pocos días antes de la partida, por eso esperamos contar con la ayuda y las oraciones de todos ustedes. Les agradecemos y nos comprometemos también nosotros a dar lo mejor de nosotros en Santa Victoria Este y a rezar por cada uno.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: