Noticias del Padre Gerardo Carcar desde Roma

Queridos todos:

Les envío por este medio una minicrónica y la participación del inicio del ministerio de párroco en la parroquia asignada a los Padres de Schoenstatt en Roma. Como saben, la parroquia está dedicada a los Santos Francisco y Catalina, Patrones de Italia.

La ceremonia prevista para la toma de posesión de la parroquia (un término técnico que habría que cambiar por el de inicio de ministerio o inicio del servicio) es muy bonita y toda la parroquia con sus grupos y comunidades se ha mostrado muy dispuesta a participar activamente en su preparación. Han trabajado mucho tanto en la organización de la liturgia, como es preparar el coro, diversos símbolos, lecturas y oraciones, como también del momento de convivencia después de la Misa. Va a haber un grupo de tango que va a bailar, músicos y animadores de la fiesta y hasta fuegos artificiales. Muchas personas y comunidades amigas en Roma nos han prometido su participación, de tal manera que va a ser una fiesta para nosotros en este nuevo paso en la historia de nuestra fundación.

Ya hemos cumplido un mes de estadía en la parroquia. Todo se va haciendo más familiar y va disminuyendo el estrés que significa enfrentarse a una situación tan nueva en un ámbito que es tan universal y que tiene tantas realidades diversas como es una parroquia. Es que en ella conviven niños, jóvenes, familias y ancianos. Aquí tienen un eco inmediato las grandes alegrías y esperanzas, como también los dolores y las desilusiones más graves en la vida de las personas y de las comunidades. Está la realidad de los muchos momentos de oración y las diferentes celebraciones litúrgicas, la
catequesis de todas las edades y las iniciativas de caridad.

En esta parroquia particularmente hay muchas iniciativas de la Caritas porque si bien la parte posterior y en sí más grande la parroquia es de un nivel social bastante alto, al frente está la estación de trenes del Trastevere, que nos hace presente la diversidad de culturas de Roma con inmigrantes de todo el mundo. Estamos por ello en una zona socialmente agitada y esto trae muchas exigencias a la comunidad parroquial. Dan vuelta continuamente los borrachos, mendigos y muchas personas que en Roma viven en la calle. Y la parroquia logra dar una respuesta muy amplia y generosa a toda esa gente. Se les ofrece duchas y desayunos, paquetes de alimento, ropa, citas personalizadas para analizar sus problemas, hasta una cena en la noche en los lugares en los que ellos duermen por las calles.

La parroquia cuenta además con un parque para juegos infantiles, con grupos que enseñan inglés y computación, corte y confección, tango, gimnasia, donadores de sangre, ofrece conciertos a los ancianos y teatro a los niños y hasta cuenta con grupos de alcohólicos anónimos en italiano y en inglés.

Por una parte se nos ofrece una oportunidad única para tener un centro de referencia para los grupos del naciente movimiento de Schoenstatt. Por la otra nos da la posibilidad de plasmar nuestro carisma y nuestra forma de ver la Iglesia en una parroquia ubicada en una zona céntrica de Roma y en el corazón de la Iglesia universal. Un tema, el de nuestro trabajo en una parroquia en sí poco reflexionado en nuestro movimiento, pero no por ello menos rico en inesperadas oportunidades…

El jueves 4, fiesta de San Francisco de Asís, será por lo tanto un día de alegría para mí y para los padres de Schoenstatt en Roma que quisiera compartir con ustedes. Me encomiendo a todos y les pido me acompañen en la oración en estos días.

Desde Roma los saluda y recuerda con afecto.

P. Gerardo

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: