Jornada Nacional de Representantes de la Campaña del Rosario, Argentina

7b0592arg-jornada-nacional-cr002.jpg

NUEVO SCHOENSTATT, Silvia Losada. El 21 y 22 de abril pasado se realizó a la sombra del Santuario Nacional la Jornada de Representantes 2007. Delegados de todas las diócesis del país se reunieron para fijar pautas de trabajo para este año, nutrirse con las experiencias de la vida de fluye en cada comunidad y juntos mirar hacia delante en la misión de evangelizar y conquistar corazones, con la imagen de la querida Virgen peregrina.

Testimonios, charlas, presentaciones, stands de las diócesis, momentos de oración y de renovación del compromiso, y una peregrinación especial a la tumba del Padre Esteban – mencionada anteriormente – que para muchos fue el momento más emotivo de la Jornada, ayudaron a reencender nuevamente el fuego por la misión.

La jornada comenzó con la celebración de la Santa Misa, oficiada por el Padre Guillermo Mario Cassone en la Iglesia de Dios Padre.

Un audiovisual presentado por la Vicepostulación de la causa de canonización de Joao Pozzobon los incentivó para lanzarse como “Campaña, un pueblo peregrino“. El Asesor Nacional de la Campaña del Rosario, Padre Juan José Riba, motivó el trabajo a realizarse en grupos, compartiendo los logros y dificultades de cada diócesis, comunes la mayoría a todos los presentes, ya que la Campaña semeja un ramillete de rosas, que inundan con su perfume, pero que a veces lastiman con sus espinas. En todos los casos, éstas son ofrecimientos a Nuestro Señor y a María por la fecundidad de la misión.

La persistente lluvia no permitió hacer la peregrinación a la tumba del Padre Esteban en Sión, pero el espíritu del gran impulsador de la Campaña a nivel internacional estuvo siempre entre los participantes mientras realizaban un recorrido simbólico desde la Iglesia de Dios Padre hasta el Solaz de María, con las banderas argentina, papal y de algunos países donde la campaña está presente. Todas las auxiliares acompañaron la marcha, presidida por los cuadros del Padre Kentenich, Joao y el Padre Esteban. Al llegar al salón de conferencias, se encendió un cirio, representando el fuego por la misión que tenía el padre Esteban Uriburu y cada representante encendió en él una vela símbolo de su compromiso por encenderse y reencender a los misioneros de su diócesis.

Luego de una charla del Padre Guillermo Cassone sobre “Joao, un gran peregrino, participaron en un rosario encendido en la Iglesia de Dios Padre, renovando allí su consagración al rosario.

Otro momento importante fue la presentación del material para el VIA LUCIS – una manera de meditar, como en la Via Crucis, los momentos de Pascua hasta Pentecostés en la vida de Jesus – realizado por la Diócesis de Belgrano, que todos rezaron con gran fervor.

Dando a conocer a todos el tesoro de Schoenstatt

Este año convinieron poner el acento en las peregrinaciones a Santuarios y Ermitas, una forma de vivir y contagiar el entusiasmo por la Alianza de Amor y por hacer conocer el tesoro que Schoenstatt puede ofrecer, con las gracias que en esos lugares santos se reciben.

El domingo fue el día de los jóvenes. Los adultos compartieron grupos de trabajo con ellos, escuchando sus inquietudes y comprometiéndose a apoyarlos y brindarles la contención y libertad que necesitan y que a veces, como mayores, olvidamos respetar.

Al cierre de la jornada, y como hijos del Padre Fundador, participaron del Camino del Padre, recordando su paso por el Santuario Nacional, momento emotivo para todos, que recuerdan siempre la fuente y la entrega de quien el 18 de octubre de 1914 inició un mundo nuevo para todos los que continúan sus huellas, como lo hizo Joao.

Concluyeron la jornada en la Iglesia de Dios Padre, con una oración preparada por los jóvenes, que con su frescura y coraje impulsaron al resto de los dirigentes a volver a sus comunidades con nuevo fuego en sus corazones, para encender a los demás.

Como DISCÍPULOS MISIONEROS, continuarán recorriendo hogares, hospitales, escuelas, instituciones públicas, cárceles, fieles al ejemplo de Don Joao, ser HÉROES HOY, NO MAÑANA”.

Un gran despertar misionero

Lo vivido aquí trae espontáneamente al recuerdo las palabras del Cardenal Francisco Javier Errázuriz, Presidente de CELAM, en una entrevista de Aciprensa:” Hay otra realidad, nosotros fuimos durante mucho tiempo continente que tuvo la suerte de ser evangelizado, que tuvo la suerte de que muchos misioneros de Europa, de Estados Unidos, de Canadá llegaron a nuestras tierras y nos acostumbramos a recibir gente y a recibir ayuda pero no a despertarla misioneramente y siendo todos más o menos católicos. El espíritu católico de ir a otros y hablarle de Jesucristo estaba en muchos países muy dormido: ¿si todos somos católicos para qué, por qué voy a ir yo a otro a anunciarle la Buena Nueva de Jesucristo? Entonces llamábamos a alguna orden: los Claretianos, los Capuchinos, los Redentoristas, pero no lo hacían normalmente ni el laico, ni el sacerdote diocesano. Pero va cambiando y hay actualmente misiones organizadas por parroquias, hay misiones universitarias, hay misiones familiares, va cambiando. Lo que nosotros quisiéramos es que se llegue a un gran despertar del espíritu misionero en nuestra Iglesia.

Pensamos concluir la V Conferencia con una Gran Misión Continental. Así también lo han aprobado los presidentes de las conferencias episcopales pero tiene que aprobarlo la Asamblea misma. Hasta que no lo apruebe la asamblea es solo un proyecto, un anhelo, pero esa gran misión tiene la finalidad de que ocurra un gran despertar misionero …”

Fuente: http://www.schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: