Cumpleaños del Santuario de la Madre y Reina del Pueblo de Paso Mayor

7b0455arg-bahia-blanca01.jpg

BAHÍA BLANCA, Diana Zunini. El día del 55° aniversario del Santuario de la Madre y Reina del Pueblo, en Paso Mayor, fue un día repleto de alegrías. El Santuario de la Pascua – que el Padre Kentenich visitó en la Pascua de 1952, al que le regaló el cuadro de la MTA y en el que predicó al pueblo sobre la Pascua y el hombre pascual – es el Santuario de la alegría. La Familia local afirma que están alegres porque como decía el Padre José Kentenich el “hombre pascual es el hombre de la alegría, de la alegría de saber que Dios nos ama y tiene en sus manos las riendas de nuestra vida”.

El 15 de abril, a partir de las 10 hs. empezaron a llegar las distintas comunidades y luego comenzó en el salón del Tata el Taller de cantos. Fabiana Acosta presentó los nuevos cantos, algunos de su autoría y otros del grupo de la Obra Familiar. Y así todos cantaron: “Santuario del descanso/de un Padre que iba en camino/en tiempos de silencio y fidelidad heroica/Tapera del peregrino./ El profeta te dio este destino/ cuando carne y fuego en la Alianza/exigían espíritu de Inscriptio”.

Recordando tres hitos

Luego de compartir el almuerzo y momentos de compra en la santería, comenzaron las charlas y testimonios.

Al celebrarse tres hitos que marcaron la historia de la familia del Santuario, fueron recordando y reviviendo esa realidad de su Santuario, los caminos que la Providencia fue marcando y los peregrinos acompañando, dando su sí a los proyectos del Señor. Recordaron especialmente:

  • Los 60 años de la entronización de la Virgen Negra por inspiración del P. Francisco Maibach en el año 1947.
  • 13 de abril de 1952: 55 años que el Padre José Kentenich consagró ese lugar a la Madre y Reina del Pueblo.
  • 20 años que Juan Pablo II bendijo en estas tierras 500 imágenes peregrinas, el 7 de abril de 1987, y 20 años de la coronación de la Mater en el Santuario.

Sembrando semillas de amor y la consagración a la Mater

Blanca Otero recordó quién fue el Padre Maibach, especialmente en este 50 aniversario de su muerte, el 19 de noviembre de 1957.

Nació en Kirdorf, Alemania. Desde su niñez sintió el llamado a la vida sacerdotal. Tras muchas dificultades y momentos de prueba en el camino de su sacerdocio, experimenta la ayuda de la Madre Tres Veces Admirable. Fue ordenado sacerdote en la capilla del seminario en Praga, Checoslovaquia (7 de junio de 1936). Celebró su primera misa una semana después en su parroquia natal, donde asistió nuestro Padre Fundador.

Desde noviembre de 1936 dedicó toda su labor sacerdotal a los católicos de habla alemana en la diócesis de Bahía Blanca. Una de sus metas fue sembrar las semillas del amor y consagración a la Mater en todas las comunidades donde trabajó. Así llega el Padre Maibach a Paso Mayor y comienza su tarea pastoral, inculcando en los pobladores el amor a María e impulsando la consagración de la Capilla a la Mater. Así, en el año 1947 es entronizada la imagen de la Mater pintada a mano – a la que llaman Virgen Negra – convirtiéndose en el “primer sencillo Santuario a la MTA en la Argentina”.

Esta consagración se ve providencialmente confirmada por la visita que el Padre Kentenich hace a Paso Mayor el 8 de diciembre de 1948, en la que el Padre ve la imagen de la MTA pintada a mano y promete traer una imagen de Alemania en su próximo viaje.

En la Pascua de 1952 el Padre, camino al exilio, cumple su promesa, consagrando él mismo y con los habitantes del lugar este Santuario como Santuario de la Madre y Reina del Pueblo.

Encuentro con el Padre

A continuación Karina Marcial emocionó a todos con su testimonio, donde relató que estando ella hablando en otra oportunidad sobre la visita del Padre a Paso Mayor, de pronto vio una mano que se levantaba tímidamente y alguien dijo: Yo estuve ese día con el Padre aquí en Paso Mayor. Esa persona estaba presente también este día 15 con ellos. Se trata de Irma Bartel, quien, primero tímidamente y luego con fuerza y alegría, les contó sobre su encuentro con el Padre (cuando ella tenía 18 años) y les presentó la bandera papal que estaba presente en esa visita del Padre al Santuario. También les contó que a sus abuelas, como a otros colonos, no les gustaba la imagen de la Virgen negra, por eso cuando el Padre visita Paso Mayor por primera vez en el año 1948 les promete regresar con una imagen original.

Finalmente Karina Marcial recordó las palabras del Padre:

… esta solemnidad extraordinaria con la que ustedes me han recibido, con la que han recibido la imagen de la Madre tres veces Admirable presupone acontecimientos extraordinarios y estos despiertan en nosotros la esperanza de frutos extraordinarios. Y reflexionó: Nosotros somos esos frutos extraordinarios.

Guardianes

Llegó el momento de recordar a los primeros, a los colonos que participaron de la construcción de la Capilla, que acompañaron al Padre Maibach, recibieron al Padre Kentenich. Tanto ellos como sus hijos y nietos continuaron como guardianes del Santuario, también en los años en que no hubo peregrinaciones.

Así fueron nombradas las familias Schneider, Strack, Bartel, Fritz, Vogel, Kraser, Dietrich, Frank, Rau.

Finalmente recordaron el tercer acontecimiento que querían celebrar ese día.

La visita del Papa Juan Pablo II y la bendición que representó para la Campaña de la Virgen Peregrina

Edda Fournau se refirió a los 20 años de la llegada del Papa Juan Pablo II a esa tierra, que despertó tantos frutos en la familia de la Campaña, al mismo tiempo que renovó el sentir y el querer de los lemas que los acompañaron en ese momento: “Padre, vamos contigo, bendícenos” y “Con María somos tu familia”.

En aquel entonces vivieron la llegada del Papa como un acontecimiento providencial que los invitaba a dar un paso adelante en toda la historia de reiniciación de Schoenstatt en la diócesis que habían vivido hasta ese momento.

“Padre vamos contigo, bendícenos”: 500 imágenes peregrinas

El primer lema “Padre, vamos contigo, bendícenos” tiene su significado fundamental en que cuando el Papa visita la diócesis de América latina los invita a renovar su empeño evangelizador, en el marco de los 500 años de la evangelización. Así le respondieron al Papa que sí, que querían aceptar el desafío hacia la Nueva Evangelización, de ahí “Padre, vamos contigo…”, pero también querían proponerle su manera de evangelizar al pueblo bajo la protección de María, en alianza con María, y por eso es que se proponen hacer 500 imágenes de la Virgen Peregrina, una por cada uno de los 500 años de evangelización, para que el Papa las bendijera, de allí el significado del lema.

Los caminos de la Providencia se abrieron, y Baby y Erico Schoenhoff se contactaron con internos de la cárcel local quienes se ofrecieron y trabajaron durante tres meses, prácticamente hasta pocos días antes de la visita del Papa, para hacer las 500 imágenes a mano. Realmente el taller de la unidad carcelaria se llenó de imágenes, que con muchísimo sacrificio ellos pudieron hacer. La Campaña no se cansa de agradecer el que ellos, que no tienen nada, ni siquiera la libertad, les hayan regalado tanto pues no cobraron por las imágenes, que gracias a eso el Papa pudo bendecir.

Instrumentos de la Mater en la vida

Pero ciertamente la manera más expresiva por la cual quisieron renovar su alianza de Amor con María para decirle al Papa “Con María, somos tu familia” fue el proyecto de coronación. Dicho proyecto tuvo comienzos muy tímidos y así, con piedra de las sierras y elementos presentes en Paso Mayor, un artesano orfebre de Coronel Suárez, Julio Zabala, fue elaborando poco a poco la corona con la cual se coronó a María en Paso Mayor, ese 7 de abril, como “Madre y Reina del Pueblo y de la Nueva Evangelización”.

Y qué emoción se vivió al ver que Julio Zabala, el artesano de la corona, estaba allí, después de 20 años, y tomando la corona en sus manos decía: … 20 años han pasado desde que me tocó construirla, parece que transcurrió un instante, el tiempo de Dios… Hoy que la tengo en mis manos, como entonces, cada una de sus partecitas para dejarme guiar por Ella, para ver lo que Ella quería. No fue una cosa de sentarme y hacerlo sino fueron motivaciones y motivaciones, me tocó colocarla en la imagen, pensé: qué poca cosa soy. Yo veía esta piedra laja, parte de la naturaleza que Dios nos ha dado, que luego de miles y miles y miles de años iba a ser un día la corona que hoy estamos venerando. Fue instrumento. Yo fui instrumento, simple instrumento, no había arte en mí. Han pasado 20 años de mi vida y hoy la vuelvo a tener en mis manos… Ella ha estado presente en mi vida permanentemente; todos los días le pido que me ampare y Ella lo ha hecho. Y qué bueno es hacer algo con fe. Fue obra de la Mater que hoy esté acá; quiero transmitirles, decirles que simplemente uno es instrumento de la Mater en la vida.

El Padre Daniel Jany cerró ese momento de recuerdos llamándolos a asumir los recuerdos como tarea, como impulso, compromiso y desafío, para que la vida nacida de la Alianza de Amor con María inunde sus vidas, sus comunidades.

Alianza y coronación

En el Santuario se sellaron las nuevas Alianzas y la renovación comunitaria de la Alianza de Amor.

Y en el camino de la profundización de la Alianza de Amor, Leandro y Alejandra Scarfó presentaron la corona que la Obra Familiar está preparando para coronar a la Mater en el Santuario, fiel a su misión de ser “Fundamento y Corona”.

Todo concluyó con la Santa Misa y la consagración de las nuevas misioneras, tras lo cual los más de 400 peregrinos se despidieron con el triple regalo que la Mater quiere darles allí: fidelidad a la Iglesia, fidelidad entre ellos y un cierto bienestar.

Fuente: http://www.schoenstatt.de

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: