Exhortación de los obispos argentinos sobre compromiso ciudadano y elecciones

29/04/2007

BUENOS AIRES, sábado, 28 abril 2007 (ZENIT.orgAica).- Al término de la 93ª asamblea plenaria, realizada en la casa El Cenáculo, en el partido bonaerense de Pilar, la Conferencia Episcopal Argentina dio a conocer una exhortación pastoral sobre «El compromiso ciudadano y las próximas elecciones», en la que llama a realizar «un examen serio» del comportamiento social, a analizar el «cumplimiento de los deberes y la exigencia de los derechos» como ciudadanos, a descubrir la «vocación por el bien común» y a pasar de la condición «de habitantes a ciudadanos, corresponsables de la vida social y política del país».

El texto completo de la declaración , difundido al término de las deliberaciones en la casa de ejercicios El Cenáculo, de la localidad bonaerense de Pilar, es el siguiente:

Leer el resto de esta entrada »


CARTA DE ALIANZA – ABRIL DE 2007

18/04/2007

Queridos Hermanos en la Alianza:

¡Feliz Pascua! Este gozoso saludo pascual resuena todavía en nuestros corazones y oídos. ¡Feliz Pascua! ¡Feliz renacer a una vida nueva en Cristo! ¡Feliz paso: de la oscuridad a la luz, del silencio a los cantos, de la tristeza a la alegría, del dolor a la fiesta, de la muerte a la vida. La liturgia de la vigilia pascual nos sorprende cada año con su riqueza en gestos y en símbolos que nos hablan del Dios de la Vida y del amor de predilección de Dios por su pueblo. Leer el resto de esta entrada »


¡Feliz Pascua de Resurrección!

07/04/2007

cid_004d01c7795ee3b49d606401a8c0monina.jpg

Queridos hermanos en la Alianza:

Los cristianos en todo el mundo nos hemos reunido en medio de la noche y, guiados por la luz fuerte del cirio pascual, hemos celebrado la resurrección de Cristo nuestro Señor. Él es la Luz que quiebra las tinieblas y vuelve a dar paz y claridad a todo lo creado. Él es la Vida que crea y recrea todo. Él es la Libertad que rescata a los esclavos de la muerte del pecado. Él es nuestra Esperanza, la Promesa de Dios cumplida. Pero, sobre todo, en Él y por su Pascua, somos verdaderamente hijos de Dios, capaces de decir “Abba” Padre, y nuestro corazón empedernido puede comenzar a vivir en el Amor. Leer el resto de esta entrada »