Tierra fértil donde gestar el amor a la Mater

7b0277arg-misiones-familiares-bravo013.jpg

Misiones Familiares 2007

LA PLATA, Pedro Fiorucci/Guada Bravo. Trece matrimonios y 110 jóvenes de La Plata tuvieron la posibilidad de visitar dos pueblos chicos pero muy llenos de vida en la provincia de Entre Ríos. Los acompañaron el Padre Pablo Mullin, el Padre Juan Pablo Catoggio y los seminaristas Pope y Oscar, quienes supieron dejar en las Misiones Familiares su propia huella. Lo especial de las Misiones Familiares es que padres e hijos misionan juntos en el pueblo elegido para la misión – en este caso en Sauce de Luna, donde está presente la Campaña del Rosario, y en Alcaraz, donde al final de las misiones hubo que presentar la Campaña.

El impacto en la gente es grande, como grande es también el impacto que tienen las misiones familiares para con los mismos misioneros.

Desafío para los misioneros

Alcaraz y Sauce de Luna, nos recibieron con la apertura que caracteriza a los entrerrianos. Pueblos que rápidamente nos desafiaron y demostraron que no nos iban a dejar con las manos vacías. No podemos pasar por alto la calidez humana con la que nos recibieron, su disposición, sus respuestas, el arraigo a la vivencia de lo religioso nos dejó muy sorprendidos. Increíbles realidades vividas de una manera muy positiva, con una mirada constructiva, la de mirar hacia delante; la que nos cuestionaba sobre cómo vivíamos y enfrentábamos nosotros nuestras propias realidades.

Pudimos compartir con ellos no sólo las Misas, a la tardecita en su capilla, y el rosario, sino también una peña muy concurrida, con la que pudimos divertirnos juntos y donde descubrimos su amor a la música; una obra de teatro (El Principito); partidos de jockey y fútbol; talleres de salud en el hospital y la peregrinación, en la que los protagonistas fueron nuestra Reina y los gurises. La radio, a través de la cual logramos llegar un poco más a las afueras del pueblo y seguir comunicándonos con ellos. En seis días compartimos lo suyo y lo nuestro. Pudimos empezar a poner en juego nuestras originalidades, lo particular de cada pueblo y nuestro anhelo de transmitir con alegría el mensaje de Cristo.

Rumbo a las misiones familiares 2008

No sólo nos enseñaron mucho de la vitalidad de su fe, la sencillez con que la que aman a Dios, la manera en la que su religiosidad atraviesa las costumbres más cotidianas. Cada uno de los misioneros se llevó rostros, nombres, historias grabadas en lo más profundo. Nos regalaron esperanzas y muchas fuerzas para continuar nuestra misión diaria, nos dejaron con esa sensación de que se puede dar más, de que hay mucho por hacer, de que tanto ellos como nosotros somos tierra fértil para gestar el amor a Dios y a la Mater, en la construcción de una Patria Nueva.

Terminamos nuestro paso por Entre Ríos en el Santuario de la Loma, donde todos los misioneros compartimos la Eucaristía con la familia paranaense que nos abrió las puertas y compartió ese momento que se hizo un verdadero canto de acción de gracias. Se respiraba no sólo el espíritu del ser DISCÍPULOS MISIONEROS, sino también el ambiente de familia. Con ese ardor que se mantiene ya empezamos a trabajar sobre nuestras misiones familiares 2008.

Fuente www.schoenstatt.de. © 2006 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum

7b0277arg-misiones-familiares-bravo102.jpg7b0277arg-misiones-familiares-bravo122.jpg7b0277arg-misiones-familiares-bravo131.jpg7b0277arg-misiones-familiares-bravo141.jpg7b0277arg-misiones-familiares-bravo151.jpg

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: