El lunes 27 de noviembre, a los 55 años de edad, falleció el Padre Carlos Bausenhart

                                                 

P. Carlos Bausenhart, fallecido el 27 de noviembre de 2006

 

En la procesión de la casa natal del Padre Kentenich a la parroquia, 2005

Llegado a la parroquia, 19 de noviembre de 2006

En la procesión de entrada, 2006

Renovacion de las promesas bautismales, 2006

120° aniversario del nacimiento del Padre Kentenich, 2005

Fotos: POS Fischer © 2006

 ALEMANIA, mkf/mca. De la casa del Padre – la casa natal del Padre Kentenich en Gymnich donde se desempeñaba como coordinador de las peregrinaciones allí – a la Casa del Padre celestial: a una semana de celebrarse un nuevo aniversario de nacimiento del Padre Kentenich en Gymnich, el 27 de noviembre fallecía el Padre Carlos Bausenhart,  que tuvo un rol protagónico en las celebraciones en la ciudad natal del Padre Kentenich.

Pocas semanas atrás, el Padre Carlos tuvo que someterse a un tratamiento en el hospital. Las familias y asesores de la Obra Familiar – el Padre Carlos Bausenhart era también asesor de las diócesis del Norte de Alemania – recuerdan sus aportes profundos y sumamente valiosos para la Jornada anual a comienzos de noviembre, en la que participó.

El lema del año 2007 estuvo fuertemente inspirado por él:   Crecer juntos – más profundamente, más audazmente, más  ampliamente. El lunes 20 de noviembre fue llevado desde la  casa natal del Padre Kentenich, donde se hospedó luego de la celebración del 121° aniversario del Padre, al hospital, de donde fue llamado a la vida eternamente profunda y amplia.

En la Obra Familiar de Alemania, en Gymnich, en Villa Ballester, Argentina – donde trabajó muchos años y aprendió a hablar perfectamente el castellano – la noticia de su muerte despertó hondo pesar – y muchos recuerdos felices y agradecidos hacia su persona siempre llena de humor, de ideas, de calidez, y de una vinculación profunda e íntima con la MTA y el Padre Kentenich. También se desempeñó durante largos años como ecónomo general del Instituto de los Padres de Schoenstatt, tarea que realizó en forma brillante y magistral y que lo llevó a recorrer el mundo entero. En todos los países y lugares que visitó supo cosechar alegría, sonrisas, buenos momentos compartidos, que seguramente han de extrañarse con su partida tan repentina al Schoenstatt eterno.

Un sincero pésame, junto con la oración y cercanía de la familia de Schoenstatt, para la Comunidad de los Padres de Schoenstatt  por la pérdida de este hermano tan excepcional.

    


Fuente www.schoenstatt.de© 2006 Schönstatt-Bewegung in Deutschland, PressOffice Schönstatt, hbre, All rights reserved, Impressum

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: