Una ermita consagrada a la Virgen de Schoenstatt en Villa General Belgrano, Córdoba

 

   Ermita de Villa General Belgrano, Córdoba

La ermita en Villa General Belgrano, “un Santuario natural”

 

Bendición de la ermita

ARGENTINA, Jaime y Elisa Alcocer. La Mater ya está con nosotros! Grande es la alegría en Villa General Belgrano, donde el pasado día viernes 29 de septiembre se bendijo la Ermita consagrada a  la Virgen de Schoenstatt y así quedó inaugurado un lugar de recogimiento y oración.

El lugar, especialmente elegido por la Mater, es bellísimo, parece un Santuario natural, con muchos árboles, el canto de los pájaros, a orillas de un arroyo y como fondo el hermoso jardín del Colegio Sagrado Corazón, donde se encuentra una gran estatua de Jesús y la capilla con la presencia constante del Santísimo Sacramento. Es un lugar ideal, por lo que le queda muy bien el nombre que le pusieron: “Rincón de María”.

Dentro de la ermita, junto a la mayólica con la imagen de la Mater, se colocó una pizarra del techo del Santuario Original, regalo del Padre Nicolás Dreiling, quien actualmente se encuentra en Vallendar, Alemania, que es hermano del Párroco y a su vez ambos hermanos de dos Hermanas de María. También una Cruz de la Unidad regalada por la familia Sandrone cuya nieta, Carolina, ingresó, hace dos meses, al postulantado de las Hermanas en Florencio Varela.

Schoenstattianos hasta los “güesos”

Fue una visita del matrimonio de Ricardo y Pochola Sandrone en enero que impulsó la construcción de una ermita en Villa General Belgrano. Los Sandrone, schoenstattianos hasta los “güesos”, los visitaron otra vez semanas antes de la bendición. Es un matrimonio que trabaja muchísimo por la Campaña, oriundos de Río III, precisamente los que tenían que llevar la Mater el día de la explosión en la Fábrica Militar que causó tantas muertes y que, por obra de la Mater, a último momento recibieron un llamado avisándoles de no llevar la imagen. Llevan inauguradas alrededor de 40 ermitas y son los encargados de la Campaña en un montón de pueblos. Al visitar la ermita en construcción, prometieron a los encargados que regalarían la Cruz de la Unidad para poner al frente, arriba de todo. El 29 de septiembre cumplieron con la promesa de asistir para la bendición de la ermita, trayendo la cruz.

Colaboración de los organismos locales y medios de comunicación

Para gran alegría de la familia de Schoenstatt, tuvieron todo
el apoyo de los hermanos del Colegio Sagrado Corazón, quienes les prestaron el equipo de audio y las sillas para la ceremonia del 29 de septiembre, día de San Miguel Arcángel. Eligieron esa fecha sin saber que era el día del patrono de la capilla donde nació el primer Santuario. El Director del Colegio propuso que la bendición fuera a las 11 de la mañana, para poder hacer participar a varios grados para la ceremonia. Una alegría para la Campaña, que quiere comenzar a trabajar con los misioneritos allí.

“Es increíble como la Mater fue allanando el camino”, comenta Elisa Lasalle. Pidieron a la Cooperativa de Luz que colocara una luminaria enfocando hacia la Ermita y una semana antes de la bendición ya estaba instalada; también pidieron a la Dirección de Tránsito que corte la calle durante la ceremonia, que también hicieron. El lunes 18 le hicieron al matrimonio Alcocer – delante de la ermita y enfocando todo el entorno – una entrevista para el canal de TV local, que transmitieron varias veces al día y aún al día siguiente. Eso sirvió para ir haciendo propaganda. La bendición de la ermita salió también en las noticias de la radio FM y fue anunciada también en todas las Misas.

Se comunicaron con Mirta Audisio, misionera de Villa Rumipal, para que avise a las misioneras de allí y de Villa del Dique, al igual que se hizo extensiva la invitación a más gente para que conozca de “primera mano” al Movimiento de Schoenstatt.

Quítate el calzado porque la tierra que pisas es santa

¡Por fin llegó el día tan esperado! La bendición fue impartida por el Padre Juan José Riba, Asesor Nacional de la Campaña del Rosario y vicepostulador de la causa de canonización de Don Joao Pozzobon, junto al Párroco local Padre Venancio Dreiling, quien conoció personalmente al Padre Kentenich.

Asistieron más de 100 personas entre familias de la Villa y algunos alumnos del Colegio Sagrado Corazón. La ceremonia fue muy emocionante; en un día de gloria, con el cielo totalmente azul, las chicas que se consagrarían misioneras fueron a buscar agua del arroyo que corre allí al lado, que el Padre bendijo mientras se cantaba a María de Schoenstatt.

Después de una linda y breve homilía, dijo el Padre Juan José: ahora viviremos la bendición de la Ermita de la Virgen en este hermoso paraje de Villa General Belgrano, y agregó: “Quítate el calzado porque la tierra que pisas es santa”, le dice el Señor a Moisés. La familia de Schoenstatt ya siente que este pequeño pedazo de tierra es para ellos un lugar santo, y quieren colocar aquí una señal, que marcará de ahora en más este paraje.


 Fuente:  Schoenstatt.de

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: