Por una patria nueva: El 2 y 3 de septiembre se realizaron las primeras Jornadas Sociales en Nuevo Schoenstatt, Argentina

Jornada Social

NUEVO SCHOENSTATT,  Anita y Héctor Zudaire. El 2 y 3 de septiembre se  realizaron por primera vez las Jornadas Sociales del Movimiento de  Schoenstatt en la Argentina. Se cumplió así un largo anhelo que concretó generosamente los objetivos presentados por el Director Nacional del Movimiento, P. José Javier Arteaga: el conocimiento entre los schoenstattianos, las actividades sociales que realizan; el compartir e intercambiar sus experiencias, y profundizar en el pensamiento social del Padre Kentenich y de la Iglesia.

Jornadas Sociales P. Horacio Sosa Carbó Jornada Social

6b0981arg-jornada-social12.jpg Jornada Social

Alrededor de cien dirigentes tuvieron la oportunidad – y supieron aprovecharla – de exponer, escuchar y dialogar sobre los actuales problemas sociales en la Argentina, sus posibles causas, y las respuestas que, para lo inmediato, pero también para el mediano y largo plazo, debe dar la Familia de Schoenstatt.

Distinguidos expositores

A cargo del Padre Horacio Sosa Carbó estuvieron la primera conferencia y la de cierre. Explicó enfáticamente que la cuestión social hace a la esencia del pensamiento del Padre Fundador. De él explicó su concepción del solidarismo, el personalismo y el providencialismo; con numerosas referencias a la carta encíclica Deus caritas est de S.S. Benedicto XVI.

La licenciada Silvia Lépore, de la Universidad Católica, describió la deuda social argentina, destacando la responsabilidad que con relación a ella corresponde a la sociedad civil, en particular cuando no la asumen el estado ni el mercado. Mostró estadísticas concluyentes y gráficos, en los que el análisis de la pobreza incluye las necesidades relacionales y afectivas, el uso creativo del tiempo libre, el sentido de la vida y el sentimiento de felicidad. Consideró asimismo que es mínima la participación de la gente en las instituciones socio políticas.

En el panel sobre el Perfil del Santo Social, el P. Alejandro Blanco, de la Federación de presbíteros de Schoenstatt, definió la cuestión social como la dimensión fraterna de la Alianza de Amor, amor indiviso a la MTA y los hermanos. Desde el pensamiento del Padre y Fundador, fundamentó nuestra acción social en la justicia, antes que en la generosidad; y señaló la necesaria complementariedad de aquélla con el análisis crítico – profético – de sus causas. El Dr. Carlos Ferré se refirió al ser del dirigente, que debe amar, y para ello conocer, sin prejuicios, la historia que le toca vivir. Para ello se requiere un estilo profético como el del Padre Kentenich, hacerse pobre con los pobres, asumir la debilidad, ser confiable y servicial, dejando el éxito en manos de Dios y de la Mater. El Ing. Quitito Asensio – de la generación fundadora del Movimiento de Schoenstatt en Paraná, Entre Ríos – señaló apasionadamente la grandeza de la vida, y en ella la Alianza de Amor. Desde el Antiguo y el Nuevo Testamento, y la primera encíclica del Papa, propuso un programa sintetizado en la expresión Un corazón que ve; que implica cargar con el problema del hermano, buscar soluciones que a uno lo exceden, y la necesidad de rezar.

Testimonios de compromiso social en la Familia de Schoenstatt

Mercedes Alfonso dio su testimonio vital, mostrando como la Providencia a través de la experiencia con su hermana enferma primero, con una hijita después, y con un niño con igual síndrome pero además pobre y abandonado, demostró su misión: fundó el Hogar de María que cobija a menores discapacitados y sin recursos, bajo tutela judicial. Ahora trabaja por el Hogar de la Santísima Trinidad para quienes adquieran su mayoría de edad en las mismas condiciones.

En el panel sobre La Misión en Acción, Marcela Besio y Marcela Agustoni relataron su actividad en CRECER: se vinculan profundamente con familias – hoy, doce – de alumnos del Taller San José prestándoles ayuda material temporaria, consiguiéndoles trabajo fijo y formal, brindando apoyo escolar, salidas culturales y festejos. El Taller San José es un establecimiento que brinda carreras técnicas a los adolescentes egresados de la Casa del Niño, en Florencio Varela, ambas son iniciativas de Schoenstatt desde hace muchos años. El ingeniero Ricardo Fernández (de Paraná, Entre Ríos) presentó una empresa integrada actualmente por una comunidad de 24 personas donde todos lucran, procurando la felicidad en el trabajo, aliados con la gente – proveedores, clientes, otras empresas, instituciones educativas, etc –. Han logrado capacitar en soldadura a 1500 personas. Su “salto al vacío”, cambiando con su familia el anterior estilo de vida, fundó “Ferremat” cms s. a. donde cuentan con una gerencia “de valoración humana”, y otra “de futuro” responsable del seguimiento del ideal personal, el horarios espiritual, etc. del emprendimiento. Por último la Hermana María Daniela explicó el trabajo social – Cáritas, salud y educación – de las Hermanas de María en Florencio Varela, procurando responder al pedido del Padre y Fundador de amar al pueblo. Así, actualmente atienden a 300 familias. Brindaban apoyo a niños de 6 a 12 años, pero pasada esa edad deseaban continuar. Con el grupo Familia del Padre, les ofrecen una pequeña escuela de líderes hasta los 17 años procurándoles una fe sólida, formación cultural, incluyendo la integración de una banda musical – que se presentó para alegría de los jornadistas – una imprenta, conocimientos informáticos, idiomas y apoyo a sus estudios. Cada dos meses se reúnen con sus padres.

¡Hasta el año que viene!

Los talleres, con una adecuada motivación, dieron suficiente libertad para que todos se enriquecieran y gozaran con el relato de cada uno. Como es de imaginar, el tiempo resultó breve, por ello hasta las comidas fueron una buena oportunidad para continuar la tarea.

El trabajo fue coronado con celebraciones eucarísticas, una vivencia del buen samaritano en la Iglesia, una paraliturgia en el Santuario del Padre, y otra de envío junto a la estatua del Padre y Profeta.

Se organizó una red de comunicación que posibilitará tareas por sectores – por ejemplo, dirigentes con vocación política – . El Padre Javier convocó a los participantes y a toda la Familia para las próximas jornadas: 1º y 2 de septiembre de 2007.
En tanto, nos animan las palabras del Padre de la Familia: “Debemos arrojarnos al río de la vida y trabajar y trabajar, haciendo todo lo que está de nuestra parte”; y la promesa de Jesús: “Venid benditos de mi Padre… todo lo que hicisteis con uno de estos hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis”.

Fuente: www.schoenstatt.de

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: