Coronación de María, Reina de la paz y la unidad por una Patria Familia

TUCUMÁN, Rufino y Catalina Michelini. En el Santuario “NAZARET DEL PADRE, TIERRA DE UNIDAD” de la Provincia de Mendoza, se celebró, como todos los años en torno al 22 de agosto, la Fiesta de María Reina.

Con el amanecer del domingo 24 comenzaron los preparativos de lo que sería una de las fiestas más tradicionales y participativas de la familia mendocina, y que este año con mucho amor y entrega organizaba la Campaña del Rosario.

Desde el mediodía comenzaban a llegar los primeros contingentes. Audaces caminantes desde lejanos puntos de la Ciudad e incluso desde pueblos vecinos, llegaban a saludar a nuestra querida Madre y Reina en su Santuario de La Puntilla. Varios buses iban encontrando ubicación mientras que caravanas de automóviles estacionaban en un predio cercano formando así una multitud de varios centenares que colmaron el pie del pequeño cerro en donde está enclavado el Santuario que tanta vida genera y al cual acuden miles de peregrinos año tras año.

Con el ingreso triunfal de la bandera de Argentina, seguida por la de Mendoza y la Papal, portadas por los abanderados del colegio de Dios Padre, se dio comienzo a la Ceremonia, mientras un mar de banderitas las recibían y el coro entonaba distintas canciones otorgando así una solemne recepción.

El Pastor junto a la Familia en la coronación de su Madre

Puntualmente a las 16 hs. comenzaba la Santa Misa, presidida por Monseñor José María Arancibia, Arzobispo de Mendoza. Con una claridad meridiana, el Pastor invitó a los presentes a reflexionar sobre su Fe y a educarla para llegar a ser como la de María. Una Fe viva, probada y en Misión, la cual no solamente disfruta de la presencia del Señor, y se regocija en Él, sino que también lo lleva a los demás, sobre todo a aquellos que pueden estar un poco más alejados.

La ceremonia ha sido sumamente fuerte y nos comentan que era muy emocionante ver las distintas imágenes de la Virgen ( ¡ Incluso había una Peregrina gigante ! ) acompañando la celebración y listas para salir al encuentro de las familias que visitan mensualmente.

A su finalización, una nutrida peregrinación, encabezada por Monseñor Arancibia, quien llevaba en sus manos una corona de flores para la Virgen, realizó el ascenso hacia el Santuario donde la Madre y Reina tres veces Admirable de Schoenstatt aguardaba a los presentes.

La coronación fue sumamente emotiva ( muchos de los presentes “soltaron” lágrimas de emoción y de dicha )  y al unísono rogaron a María que, a cambio de la Corona de flores Ella les regale la Paz y la Unidad y que los transforme en discípulos misioneros de Cristo para gestar una Patria Familia. ¡ Una familia en movimiento y para la Patria!

Fuente: http://www.schoenstatt.de

About these ads

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 191 seguidores

%d personas les gusta esto: